Estado de México. 10 de julio del 2021.-
Ejidatarios de San Salvador Atenco han alertado de la formación de grietas de hasta 300 metros de largo en sus terrenos.

“Tienen algunas entre 100 a 300 metros de largo, de 3 a 5 metros, hasta 8 de profundidad, hay grietas que cruzan parcelas, caminos, el río”, dijo Jorge Daniel Fonseca, Habitante San Salvador Atenco Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra.

Son grietas que comenzaron a aparecer en el municipio de San Salvador Atenco, Estado de México.

“Estas aberturas en la tierra se dan comúnmente en zonas en donde ha habido un proceso de desecación, quiere decir que la tierra se ha ido secando y que se facilita el agrietamiento, algo muy similar a lo que ocurre cuando nuestra piel se seca. Lo mismo ocurre en esta parte muy superficial de la Tierra”, dijo el geofísico Carlos Valdés.

Andrés cuenta que en poco tiempo, se formó una de ellas afuera de su casa.

“Salí a dar una vuelta y ya cuando vi, ya se había abierto la grieta, que venía de allá, de ese lado y se abría hasta por acá”, dijo Andrés Estrada Rodriguez, habitante colonia Francisco I. Madero, San Salvador Atenco, Estado de México.

Don Jorge se metió en una grieta para mostrar lo profunda que es, cuenta que en sus 73 años no había visto algo similar.

“Eran manantiales, el agua salía a flote, no más era agarrar y medio lavarse las manos y a tomar agua aquí, había pescado blanco, pescado amarillo, acocil, ranas, ajolotes“, insistió Jorge Espinoza Venegas, habitante de San Salvador Atenco.

Una de las grietas se ubica a 20 metros de los limites de la colonia Francisco I. Madero, al sur del municipio.

“Pues ahí en la calle empieza y termina hasta acá en las jarillas. Por acá era lago y como ya se secó, yo creo que el jaboncillo se está yendo para abajo”, dijo Lucina Rodríguez, habitante de San Salvador Atenco, Edomex.

Los habitantes de Atenco señalan que el canal Colector de Ríos de Oriente, obra construida por el gobierno federal en 2014, ha desviado los ríos que bajan del monte Tláloc, lo que provocaría la desecación de la cuenca y la aparición de grietas.

“Esta obra funciona como un dren. Como una continua barrera para el flujo, para recuperar el Lago con todo lo que tiene tendría que hacerse una modificación a esta obra. Para la construcción se hizo un desplante, rocas y poner material impermeable y está evitando esta conducción y está provocando un daño al sistema lacustre”, afirmó Eloísa Domínguez, investigadora de la UAM.

La Comisión Nacional del agua, encargada de los cambios en los cauces de los ríos, no dio entrevista sobre el tema. Hasta esta tarde, Protección Civil del Estado de México mantenía vigilancia en las grietas.

“No hay riesgo a la población, el reporte que teníamos era sobre una falla geológica, la cual se descarta totalmente”, reiteró Samuel Gutiérrez Macías, coordinador Estatal de Protección Civil, Estado de México.

Habitantes de Atenco aseguran que es necesario regresar la desembocadura de los ríos a los humedales.

“Es la preocupación que nosotros tenemos, ¿Qué le vamos a dejar a aquellos que vienen detrás de nosotros?”, concluyó Jorge Espinoza Venegas, habitante de San Salvador Atenco, Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra.