México. 13 de octubre del 2021.-El fenómeno de la piratería y contrabando de mercancía ilegal en México dejo pérdidas millonarias en el erario público del territorio mexicano, debido a la falta de concientización de los consumidores, colusión de autoridades y falta de trabajo en equipo con la Iniciativa Privada.

El presidente del Comité de Derechos de Propiedad Intelectual de AMCHAM México, Víctor Ramírez Landeros, aseguró que la piratería es un fenómeno “arraigado” debido a que ocho de diez mexicanos han consumido un producto pirata ya que “el primer contacto que tiene los ciudadanos mexicanos con los derechos de propiedad intelectual, es a través de la piratería”.

“Este fenómeno está muy extendido en nuestra sociedad. Las pérdidas que se estiman por causa de estos fenómenos son alrededor de 43 mil millones de pesos, desde pérdida de impuestos, gastos adicionales que tienen que realizar los titulares de derechos en la defensa, nuestra propiedad intelectual”, explicó.

“No se entendería en nuestro país, sino de alguna manera participarán autoridades, población y los mismo titulares de derecho”, dijo durante la mesa redonda de MILENIO Foros conducido por Víctor Hugo Michel.

En tanto, la presidenta del Consejo Nacional de la Industria Tabacalera, Catalina Betancourt, informó que en su trinchera, el comercio ilícito de productos de tabaco se ha multiplicado en el país, lo que resultó que “uno de cada cinco cigarros que se consumen en México es un cigarro ilegal”, esto es el 19 por ciento del consumo tabacalero en la nación.

“Lo que nos estamos dando cuenta es que ahora el tema real ilícito de cigarros no viene de China, viene de México (..) porque el nuevo negocio no es traerlo de afuera, el nuevo negocio es la evasión fiscal”, dijo la representante de la industria.

Esto provoca, problemáticas en materia económica, social y sanitaria pues “las finanzas del país están perdiendo cerca de 13 mil 500 millones de pesos anualmente. Dimensionándole es casi una y medias veces el presupuesta de la Secretaría de Economía, es el presupuesto anual de todo el poder legislativo en México y es dinero que se está yendo por la borda porque simplemente hay evasión fiscal”.

“Hoy en día cerca del 19 por ciento del mercado de cigarros en México, es comercio ilícito de cigarros. Tiene dos fuentes diferentes, la primera es el contrabando; marcas que son importadas de forma irregular al país que no tiene advertencias sanitarias, que no cumplen con vigilancia sanitaria y que entran de forma ilegal al país. Por otro lado, la otra mitad del fenómeno, es la parte más creciente y más grave son los productos que se manufacturan en México pero que no pagan impuestos”, aseguró.

Además de un crecimiento con “números reveladores y grandes” que afectan a la sociedad mexicana, pues “de cada tres cigarros ilegales que se consumen, dos de ellos fueron manufacturados en México y no pagan impuestos” que causa un “piso completamente disparejo y una competencia desleal”, un desconocimiento en el consumo de los productos de tabaco y pérdida económica.

En materia de mercancía textil apócrifa, Manuel Espinoza Maurer, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil, (CANAINTEX) estimó que “dos de cada tres prendas que se consumen en México, son ilegales” lo que representa una pérdida de más de 16 mil millones de dólares.

“Son aproximadamente 25 mil millones de dólares, esto el 66 por ciento es ilegal. Ya sea de la parte de contrabando o de talleres clandestinos (…). El problema es muy grande, si sacamos el 16 por ciento del IVA y el arancel, estamos hablando de más de 3 mil millones de dólares de quebranta al erario”, indicó.
Esta fuga del capital del estado, dijo, también se deriva de la documentación ilícita que se emite en el país, mediante facturas falsas para venta de mercancía en tiendas establecidas.

De acuerdo con los representantes participantes, la circulación de los productos apócrifos provoca la ejecución de otros delitos del crimen organizado pues su ejecución es “muy rentable, con una penalización muy baja” que logra un “flujo constante de recursos que les permiten seguir operando con otro tipo de actividades delincuenciales”.

“Es una apuesta ganadora porque esos fondos que les permiten conseguir, son utilizados muchas ocasiones para financiar otras actividades ilícitas (…) Tanto desde el punto de vista de las pocas probabilidades de que algo ocurra, como consecuencia a esa infracción a la ley, o la comisión de ese delito, como de las penas previstas para este tipo de conductas ilícitas”, dijo Ramírez Landeros.

“En todas las industrias el fenómeno ha ido creciendo, y esto tiene que ver con que la piratería ha ido creciendo, cómo está integrando por seres humanos pues, evoluciona y se van actualizando y van recurriendo a estrategia y herramientas, que en un principio son, utilizados por la industria legal y legítima, pero que son explotados por este tipo de comercio ilegal como es la venta a través internet”.

Por ello pidieron a la sociedad mexicana no adquirir “productos inocentes” que colaboran a la intensificación de la problemática de contrabando. Mientras las autoridades, deberán de “ser inflexibles con este fenómenos porque al final, todos estamos siendo afectados”.

“Pedimos una acción de parte de las autoridades, que sea implacable con este tipo de actividades. Lamentablemente, las penas y los delitos asociados con este tipo de actividades no necesariamente, son equiparables con el daño que producen”, exhortó Betancourt.