Veracruz. 25 de junio del 2021.-En San Pedro Soteapan, Veracruz, un par de hermanitos ingirió pan envenenado; la niña murió y el pequeño se encuentra luchando por su vida en un hospital.

La madre de los pequeños de nombre Hermila espera afuera del Hospital Valentín Gómez Farías, en el municipio de Coatzacoalcos, que su hijo Jacobo, de siete años, sobreviva.

Jacobo, junto a su hermana Adriana, de cinco años, comieron pan envenenado que encontraron en el patio de su casa.

La niña falleció horas más tarde, pues no resistió para llegar al hospital, mientras que el hermano se debate entre la vida y la muerte.

“Me comenta mi hijo mayor que los niños estaban jugando y de repente vieron el pedazo de pan en el patio; estos dos niños lo agarraron y lo partieron, pero cuando les dijo que no lo agarraran, se molestaron porque son niños que querían comer, en ese mismo instante empezaron a vomitar”.

Hermila piensa que alguien arrojó a su casa el pan para envenenar a su perro, pues en otra ocasión ya lo habían intentado matar; sin embargo, esta vez fueron los menores quienes ingirieron la comida.

Jacobo está intubado y los pronósticos no son alentadores.

“Yo digo que fue un ser humano, ¿quién anda preparando pan con veneno? Yo no lo vi, sólo Dios lo vio y es testigo de todo lo que me está sucediendo. Él sabe quién me arrebató a mi hija, y si es que por el perro habían arrojado el pan envenenado”.

La Fiscalía del Estado de Veracruz (FGE) inició de oficio una carpeta de investigación para dar con el o los responsables de estos hechos

Imagen: Heidi Castellanos