Xalapa, Ver.- Tras el incidente en una de las válvulas del Hospital General de Perote, el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, indicó que la situación se atendió de inmediato, por lo que la atención médica en el nosocomio nunca se detuvo y opera al 100 por ciento.

En conferencia de prensa, el mandatario estatal confirmó que alrededor de las cuatro de la mañana una pieza de tubería cedió durante las pruebas de alta presión que se realizan. Por ello, cerca de 80 litros de agua tuvieron que ser contenidos, sin percance para el personal ni para el mobiliario del lugar.

Además, mostró fotografías de decenas de personas acudiendo a consulta externa, recepción y en sala de espera, para comprobar que desde las nueve de la mañana comenzó sin imprevistos el turno matutino.

Agregó que continuarán llevando a cabo pruebas en todos los equipos para comprobar su buen funcionamiento. “Instruí que todo entrara en operación y que las pruebas se fueran haciendo en ciertos momentos, para que se hicieran válidas todas las garantías que se tienen en todos los equipos y todas las instalaciones”, manifestó

Con información de RTV Radiotelevisión de Veracruz.