Inglaterra. 11 de julio del 2021.-Italia es la nueva campeona de la Eurocopa. Tras 51 partidos y más de un mes de competición, la selección italiana se ha hecho con la victoria en la gran final venciendo a Inglaterra en la tanda de penaltis. Luke Shaw hizo el gol de los ingleses y Bonucci mandó el partido a la prórroga. Ya desde los once metros, Saka falló el lanzamiento decisivo y dio a la azzurra la segunda Eurocopa de su historia.

Inglaterra comenzó golpeando primero en el marcador. No se habían cumplido ni dos minutos de encuentro cuando los ‘Three Lions’ se ponían por delante en el marcador. Jugada iniciada en las botas de Harry Kane, que abría a banda para Trippier, centro del lateral del Atlético y remate de primeras dentro de la red de Luke Shaw.

Un tanto que le valía al futbolista del Manchester United para ser el jugador en marcar el gol más rápido de la historia de las finales de la Eurocopa. Y mientras, Tom Cruise y David Beckham, espectadores de lujo desde la grada. La selección inglesa dominaba el partido pese a haber salido con un esquema bastante defensivo. Los aficionados alentaban a su equipo desde las repletas gradas de Wembley y alentaban a sus jugadores, de por sí muy motivados.

A Italia se le notaba muy incómoda en el partido, con muchas imprecisiones y lejos de crear ocasiones de peligro. En contrapunto, Inglaterra derrochaba personalidad y ganas de llevarse el título delante de sus aficionados. Hubo que esperar hasta el minuto 34 para ver la primera ocasión de los de Mancini. Carrerón de Chiesa, disparo del jugador de la Juventus y el esférico, que se marchaba ligeramente desviado.

El encuentro se iba al descanso con Inglaterra por delante en el marcador. Los ingleses convirtieron en gol la única que tuvieron y a Italia le costó mucho meterse en el partido, muy lejos del área en todo momento. Jugadores a vestuarios y todo por decidir en la segunda parte.

Ya en la segunda parte, Italia dio un paso hacia adelante. Los de Mancini estaban claramente mejor que en los primeros 45 minutos. Ya se empezaban a ver cosas en ataque e Insigne tuvo hasta tres oportunidades de lograr el empate. Una a balón parado, otra con un disparo de calidad que se marchó desviado y un mano a mano con Pickford que tampoco supo concretar.

La escuadra azzurra seguía adelantando líneas y creando cada vez más peligro. Chiesa tuvo una muy buena oportunidad a la hora de partido pero una estirada milagrosa de Pickford mantuvo el 0-1 en el marcador. Era cuestión que los italianos pusiera las tablas y así fue. Saque de esquina botado por Berardi, balón muerto en el área y Bonucci que aprovechaba para marcar gol. Minuto 67 de partido y todo volvía al mismo lugar donde empezó.

Con el tanto del defensa de la Juventus, Italia se vino arriba. Los azzurros arrinconaron a Inglaterra en su área. Los papeles eran contrapuestos comparados con la primera parte. Eran los de Mancini los que parecían más cercanos al gol, aunque la posibilidad de prórroga ya empezaba a sobrevolar el partido.

Italia merecía el gol y no paró de intentarlo en los últimos minutos. El encuentro tenía un ritmo muy alto y solo la entrada de un espontáneo al campo pudo parar el ritmo del partido. El árbitro añadió seis minutos y ese fue el tiempo del que ambos equipos dispusieron para evitar la prórroga. Finalmente, empate en el marcador y la gran final que se marchaba al tiempo extra. La Eurocopa de las prórrogas se decidiría, de nuevo, con otra prórroga más.

En la prórroga, el ritmo bajó un par de marchas. Había más que perder que ganar y ambos equipos intentaban marcar gol sí, pero sin acometer riesgos innecesarios que pudieran acabar en un gol a la contra. Si bien la primera parte fue para Inglaterra, y la segunda para Italia, en el tiempo extra todo se equiparó bastante.

Las ocasiones más peligrosas seguían llegando en las botas de los italianos. Los de Mancini las tuvieron de todos los colores: en jugada, a balón parado de rebote… Solo Pickford, que se vistió de héroe, puso evitar el tanto italiano. En el 115 se produjo la jugada más polémica. Plancha de Jorginho a Grealish que mereció ver la roja, sin embargo, el VAR ni si quiera decidió entrar a revisar la jugada. Final de la prórroga y el campeón de la Eurocopa que se decidiría en la tanda de penaltis.

La tanda de penaltis estuvo igual de apretada que el tiempo reglamentario. Belotti fue el primero en fallar, Rashford también erró, Jadon Sanchó tampoco lo supo meter, Jorginho hizo lo mismo pero fue finalmente el fallo de Saka quien dio la Eurocopa para los italianos. Donarumma fue el gran héroe de la tanda de penaltis. Victoria italiana y la segunda Eurocopa para sus vitrinas. Tras más de un mes de competición y 51 partidos a las espaldas, se cierra el telón de la Eurocopa 2020, que se jugó en 2021 por culpa del maldito coronavirus.