La OMS también advirtió de que un uso prolongado de edulcorantes aumentaría los riesgos de padecer diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y muerte prematura en adultos.

Esto aplicaría a todos los endulzantes libres de azúcar, desde la sacarina y la sucralosa hasta la stevia, incluyendo los que se integran en alimentos y bebidas, como los conocidos refrescos “light” o “cero”.

Sin valor nutricional
Los edulcorantes no azucarados “no son factores dietéticos esenciales y carecen de valor nutricional”, indicó en un comunicado Francesco Branca, director de Nutrición y Seguridad Alimentaria de la OMS.

La institución recomienda, en lugar de sustituir el azúcar por otros productos, eliminar por completo y desde edades tempranas el consumo de bebidas y alimentos con sabores dulces, con la excepción de las frutas naturales.

Estos consejos se dirigen a todas las personas excepto a aquellas con diabetes preexistente, según la OMS.

No aplican, en todo caso, a los edulcorantes que contienen algunos medicamentos y productos de cuidado personal o higiene, como pastas de dientes y cremas para la piel, ni a los azúcares bajos en calorías y alcoholes de azúcar (polioles).

La OMS enmarcó esta recomendación en un conjunto de directrices para “establecer hábitos alimenticios saludables para toda la vida, mejorar la calidad de la dieta y disminuir el riesgo de enfermedades no transmisibles en todo el mundo”, según el comunicado.