Xalapa, Ver.- Como parte de las actividades de la Semana de la Sustentabilidad, desarrollada del 5 al 12 de junio, la Clínica Universitaria de Salud Reproductiva y Sexual (CUSRS) de la Universidad Veracruzana (UV) realizó el taller “Elaboración de productos a base de plantas medicinales”.

La capacitación fue impartida por Minerva Hernández Lozano, académica de la Facultad de Química Farmacéutica Biológica (QFB), a estudiantes de servicio social, personal y usuarios de la CUSRS, con el objetivo de concientizarlos sobre la importancia de las plantas medicinales de Veracruz, mediante la preparación –de forma artesanal– de algunos productos herbolarios.

Ojimel (preparado equivalente a un jarabe, en este caso a base de ajo, cebolla y miel); champú de sábila, chile y ortiga; enjuague de tomillo, clavo y menta; aceite relajante de lavanda; bálsamo de caléndula y diente de león; tintura de romero; loción de agua de rosas; cápsulas de valeriana, y jabón de avena, fueron algunos de los productos elaborados en el aula de la CUSRS, espacio que para tal fin fue transformado en un laboratorio.

 

Luego de la bienvenida a los asistentes, a cargo de Rafael Antúnez Sánchez, coordinador de Docencia e Investigación de la CUSRS, Zoraida Álvarez Domínguez, integrante del Laboratorio Clínico y enlace de la Coordinación Universitaria para la Sustentabilidad (Cosustenta), señaló que esta actividad da cumplimiento a una de las directrices del Programa de Trabajo 2021-2025 “Por una transformación integral” de la UV.

Comentó de la existencia de un huerto universitario al interior de la CUSRS que cuenta con una extensa variedad de plantas medicinales.

Precisamente, en ese contexto solicitaron el apoyo de la especialista, quien ya había impartido algunas charlas, para brindar una capacitación sobre su uso y preparación de productos, pues son actividades sustentables a las cuales se les debe dar continuidad, dijo.

La idea es que los participantes conozcan las propiedades y usos de las plantas medicinales, puedan elaborar sus propios jarabes, ungüentos, jabones, etc., y compartir sus conocimientos con el público en general y usuarios de la CUSRS.

 

Una vez iniciado el taller, Minerva Hernández Lozano, integrante del cuerpo académico (CA) Medicina Etnofitoterapéutica y Regenerativa, cuyas líneas de investigación tienen que ver con la evaluación farmacológica y toxicológica de principios activos, plantas medicinales y compuestos de nuevas síntesis, dio una introducción a la capacitación práctica.

La académica e investigadora enfatizó que una parte importante de la sustentabilidad es también el autoconsumo, es decir, la iniciativa de buscar alternativas distintas a las terapias alopáticas, como la instalación de huertos de plantas medicinales que coadyuven a la salud de la población.

Por ello, basada en el jardín medicinal de la CUSRS, diseñó esta actividad práctica de elaboración de infusiones, tinturas, ojimel, cápsulas, jabones artesanales, bálsamos, lociones y aceites medicinales, con el apoyo de alumnos y alumnas de licenciatura y posgrado de la Facultad de QFB.

Algunas de las plantas sembradas en el huerto son: orégano, ruda, diente de león, mozote, acuyo, hierba maestra, cilantro, hierbabuena, menta, ajo, tomillo, manzanilla, lavanda, citronela, albahaca, epazote y epazote zorrillo.

Al explicar cada uno de los procedimientos en la elaboración de los productos, Hernández Lozano subrayó las buenas prácticas de fabricación consideradas en el área farmacéutica, reguladas por las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) 059 y 259, lo cual implica la limpieza de los espacios del laboratorio, protección de cabello, uso adecuado de bata blanca, guantes, y cubrebocas, con el fin de que el producto se contamine lo menos posible.

Roberto Carlos Ceballos Vergara, alumno de décimo semestre de la Licenciatura de Química Clínica y practicante de servicio social en la CUSRS, expresó su inquietud por aprender técnicas sencillas en la elaboración de productos a base de plantas medicinales.

Como estudiante y futuro profesional del área clínica, mencionó que actividades como ésta contribuyen a su formación académica, pues muchas personas dan prioridad al consumo de productos herbolarios y remedios caseros.

Por lo anterior, estar capacitados al respecto impactaría en el diagnóstico y tratamiento de padecimientos, recalcó el universitario.

Con información de Universo