De no haber sido una lamentable omisión el “apoyo” del gobierno federal al de Jalisco para solventar los riesgos del contagio con la vuelta a clases presenciales en aquella entidad, estaremos en presencia de un ridículo simulacro de cooperación entre esas esferas de gobierno. Según el gobernador Enrique Alfaro, el “apoyo” consiste en 3 termómetros, 30 cajitas de cubrebocas, 3 bidones de jabón, 3 cubetas de sanitizante y 3 cubetas de gel”. Obviamente se debe a un error, porque de otra manera equivale a una burla inaceptable porque el asunto es serio y debe quedar muy al margen de la animadversión política entre las partes, si la hubiere entre esos órdenes de gobierno. Vale aclarar la confusión u omisión, lo contrario reflejaría el grado de pequeñez de quienes no dimensionan la gravedad del momento por el que atraviesa el país.