México. 26 de noviembre del 2021.-La Agencia Europea del Medicamento considera “prematuro” prever si se necesitará una nueva vacuna o adaptar las existentes para hacer frente a la nueva variante emergente de coronavirus.

La presidenta de la Comisión Ursula Von der Layen propuso desde el primer momento filtrar los vuelos procedentes de Sudáfrica en coordinación con los países miembros.

El gobierno de Boris Johnson ha vetado los vuelos desde seis países africanos ante nueva variante covid . El secretario de Transportes Grant Shaaps explica que han preferido tomar la iniciativa basándose en experiencias epidemiológicas anteriores: “Es un enfoque de seguridad primero. Ya lo hemos hecho antes con cosas como la variante del visón procedente de Dinamarca y pudimos suavizarlo con razonable rapidez. Y creo que es preferible hacer esto en lugar de quedarnos mirando hasta que sea demasiado tarde”.

La Organización Mundial de la Salud estudia la nueva situación.

Tardará semanas en determinar la magnitud de la amenaza y si las vacunas actuales siguen siendo eficaces. Maria Van Kerkhove, jefa técnica de la OMS para la respuesta al COVID-19 resume la situación:“Lo que sabemos es que esta variante tiene un gran número de mutaciones, y la preocupación es que cuando hay tantas mutaciones, puede haber un impacto en cómo se comporta el virus. Así que ahora mismo, los investigadores se están reuniendo para entender dónde están estas mutaciones en la proteína espiga, en la escisión de furina y lo que eso puede significar potencialmente para nuestros diagnósticos, nuestras terapias y nuestras vacunas”.

Para la Agencia Europea del Medicamento los datos que se conocen ahora son insuficientes para determinar si la nueva variante se va a propagar de manera significativa.

El ministerio de Sanidad británico ha asegurado que hay un número significativo de mutaciones, quizás el doble de las que observadas en la variante delta,

Fuera de la Unión Europea son ya varios países los que han aplicado vetos a los vuelos que llegan desde Suráfrica. Hay casos diagnosticados en la propia Sudáfrica, Botsuana y Hong Kong.