Xalapa, Ver.- En el panel “Comunicación e innovaciones tecnológicas aplicadas en el ejercicio profesional durante y después de la contingencia”, académicos de la Universidad Veracruzana (UV) compartieron sus experiencias respecto a los recursos que utilizaron durante la emergencia sanitaria, y cómo valoraron la importancia de la presenciabilidad.

Este acontecimiento se realizó en la sala de videoconferencias de la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI) el martes 11 octubre, con la participación de: Carmen Báez Velázquez, Maribel Domínguez Basurto y Araceli Reyes López, directoras de las facultades Idiomas, Derecho y Pedagogía, respectivamente; Mónica Victoria Ruiz, directora del Sistema de Enseñanza Abierta (SEA), moderadas por Luis Antonio Romero García, director de la Facultad de Filosofía.

Báez Velázquez habló de la necesidad de apoyar, orientar y acompañar al alumnado en el empleo de recursos con los cuales pocos –o casi nadie– estaban familiarizados. Las opiniones de las participantes coincidieron en que hubo ventajas y desventajas, particularmente en el SEA, donde los estudiantes aprovecharon las sesiones presenciales sabatinas para un intercambio directo que se dificultaba notoriamente a través de las plataformas tecnológicas.

La tolerancia en el personal académico se puso a prueba de fuego, indicó Mónica Victoria, además de resolver de manera inmediata y trabajar bajo presión. “Todo eso debimos aprenderlo a la brevedad y aplicarlo con inmediatez”, añadió.

En tanto, Domínguez Basurto dijo que durante la pandemia los egresados de Pedagogía aprendieron a buscar alternativas de solución aplicadas a su ejercicio profesional.

“Nosotros, los docentes, buscamos innovaciones en nuestro quehacer mediante la vinculación con la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), a través de un programa que los estudiantes aplicaron a un contexto sumamente específico.”

Araceli Reyes especificó que en Derecho hubo alumnos que tomaron hasta nueve experiencias educativas, lo cual evidentemente no es sano. “No es lo mismo visualizar simulacros de juicios o de expedientes a través de un video, que vivenciarlos en las aulas”.

Las directoras de Pedagogía y SEA coincidieron en que las experiencias de prepandemia, durante y postpandemia arrojaron enseñanzas que bien deben ser capitalizadas por docentes y alumnos, sobre todo en lo que corresponde a modelos híbridos, que combinan clases presenciales con conexión virtual incluso a nivel internacional.

Agregaron que se fortaleció la práctica de la enseñanza, el personal debió recurrir a la actualización emergente e inmediata, se rompieron de muchas formas las barreras generacionales y se marchó a la par con la UV, que nunca dejó de trabajar.

El escenario posterior a la epidemia muestra un evidente fortalecimiento por parte de todos, motivó al autoaprendizaje y a la ruptura de esquemas, lo cual se traduce en un panorama alentador que evidencia las fortalezas de alumnado y docencia.