Gracias a sus propiedades sedantes, diuréticas, digestivas, regeneradoras de la sangre, cicatrizantes y remineralizantes el apio ha sido clasificado por los expertos como una planta con grandes beneficios para la salud y la piel.

El apio ha ganado popularidad en los últimos años debido a su popularidad como un “alimento adelgazante”, el cual ha sido elogiado por sus propiedades nutritivas y terapéuticas, sin embargo, como algunos alimentos hay contradicciones y aspectos a tener en cuenta cuando se trata de su consumo.

Esta planta, conocida científicamente como Apium graveolens, ha sido utilizada durante siglos tanto en la medicina tradicional como en la gastronomía, y sus propiedades diuréticas y nutritivas la convierten en una opción saludable y sabrosa para incluir en nuestra dieta diaria.

Además, beneficia alk esmalte dentario, eliminar el exceso de ácido úrico y de cálculos renales, combatir las enfermedades hepáticas, y para mejorar la memoria.

Beneficios diuréticos
Una de las principales cualidades del apio es su capacidad diurética. Su alto contenido de agua y compuestos bioactivos, como los fitonutrientes y los flavonoides, promueven la producción de orina y la eliminación de toxinas a través de los riñones.

alimentos congelados
Estos son los cinco alimentos que se deben comer para cuidar el cerebro según Harvard
Esto ayuda a mantener un sistema renal saludable y puede ser beneficioso para prevenir o tratar afecciones como la retención de líquidos, la hipertensión arterial y los cálculos renales.

Además de su acción diurética, el apio también ofrece beneficios para la salud de la piel. Sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias ayudan a combatir el estrés oxidativo y reducir la inflamación en el cuerpo. Esto se traduce en una piel más sana y radiante. El consumo regular de apio puede contribuir a prevenir el envejecimiento prematuro, mantener la elasticidad de la piel y reducir la aparición de arrugas y manchas.

Beneficios generales
Esta verdura es una excelente fuente de vitaminas, minerales y fibra dietética. Contiene vitamina K, vitamina C, potasio, ácido fólico y fibra soluble e insoluble, entre otros nutrientes esenciales. Estos componentes contribuyen a fortalecer el sistema inmunológico, mejorar la digestión, regular los niveles de colesterol y promover la salud cardiovascular en general.

El apio es casi en su totalidad agua y fibra, lo que significa que puede ayudar a mantener una sensación de saciedad sin agregar muchas calorías a la dieta. Además, su alto contenido de fibra puede promover una buena digestión y ayudar a prevenir el estreñimiento.

Los cálculos en los riñones pueden generar dolor y obstrucción para orinar.
El síntoma temprano para detectar cálculos en los riñones
Esta planta es baja en calorías y puede ser útil para controlar el peso, pero no es un alimento milagroso para bajar de peso. El consumo de apio por sí solo no garantiza la pérdida de peso, sin embargo, en conjunto con una alimentación equilibrada y la incorporación de ejercicio físico son elementos clave para lograr y mantener un peso saludable.

Contradicciones en su consumo
A pesar de sus numerosos beneficios, el consumo de apio no está exento de algunas contradicciones y precauciones. Algunas personas pueden experimentar reacciones alérgicas al apio, especialmente aquellas con sensibilidad a otros vegetales de la familia de las umbelíferas, como el hinojo o el perejil.

Jugo de apio
Además, debido a su contenido de vitamina K, las personas que toman medicamentos anticoagulantes deben tener precaución al consumir grandes cantidades de apio, ya que puede interferir con la coagulación sanguínea.

Otra consideración importante es el contenido de pesticidas en el apio. Según el informe anual del Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés) sobre pesticidas en alimentos, el apio se encuentra entre los cultivos con mayor carga de pesticidas. Esto significa que, si no se consume orgánico, es posible que se esté ingiriendo residuos de pesticidas junto con el apio.

Como con cualquier alimento, es mejor consumirlo con moderación y como parte de una dieta variada y equilibrada. Además, es importante tener en cuenta las posibles alergias, la carga de pesticidas y no depender exclusivamente del apio para bajar de peso.