Estados Unidos. 22 de julio del 2022.- Ismael Zambada Imperial, El Mayito Gordo, primogénito de Ismael El Mayo Zambada García, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, fue liberado este jueves 21 de julio en Estados Unidos, de acuerdo con el Buró Federal de Prisiones del vecino país.

El hijo mayor de El Mayo estaba recluido en el Centro de Detención Metropolitano de San Diego, en el estado de California, desde que fue extraditado en diciembre de 2019, pero este jueves salió de dicho penal.

Apenas el pasado 24 de junio, Zambada Imperial fue sentenciado a nueve años de prisión por el juez Danna Sabraw, de la Corte Federal del distrito sur de California. Antes, en abril de 2021, se declaró culpable de importar y distribuir metanfetamina, cocaína y marihuana a Estados Unidos.

Al Mayito Gordo se le tomó como crédito desde noviembre del 2014, cuando fue capturado en Culiacán, Sinaloa, por elementos de la Secretaría de Marina por lo que sólo le resta poco más de un año de sentencia, la cual cumplirá en libertad condicional.

El hijo de Ismael Zambada fue acusado de conspirar para transportar la droga y luego lavar y transferir las ganancias hacia México “en beneficio de los miembros del Cártel de Sinaloa y asociados”.

En la misma acusación aparecen Ismael Zambada Sicairos, alias Mayito Flaco, e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, hijo de “El Chapo” Guzmán, ambos prófugos de la justicia.

Conocido por ostentar en redes sociales su vida, Zambada Imperial es el tercer hijo de El Mayo Zambada que enfrenta un proceso en los Estados Unidos.

El primero fue Vicente Zambada Niebla, detenido en México en el 2009 y extraditado un año después a Illinois, donde se halla su acusación. Fue sentenciado en mayo del 2019 a 15 años de cárcel, que se cumplirían en el 2024.

Sin embargo, según documentos oficiales, él ya no se encuentra bajo la custodia del sistema de prisiones de los Estados Unidos por lo que probablemente, en su calidad de testigo protegido, ya se encuentre en libertad.

Le siguió Serafín Zambada Ortiz, alias “Sera”, detenido en noviembre del 2013 cuando intentaba cruzar a pie hacia Estados Unidos por el puente internacional de Nogales. Fue condenado a cinco años y medio de cárcel y el 11 de septiembre del 2018 abandonó la prisión para regresar a México.

Con información de Milenio