Estados Unidos 30 de Agosto del 2021.-
Pasada la tormenta, los equipos de rescate han salido la mañana de este lunes a ver los estragos que ha dejado el huracán Ida en la ciudad de Nueva Orleans.

 

Han sido los primeros ojos en atestiguar lo que ha dejado la tormenta más salvaje que ha golpeado Luisiana desde 1850. Los trabajos se han visto obstaculizados por los árboles caídos y el escombro ocasionado por ráfagas de viento que alcanzaron los 240 kilómetros por hora desde que el meteoro tocó tierra el mediodía del domingo. “El daño ha sido catastrófico”, ha dicho la mañana del lunes John Bel Edwards, el gobernador del sureño Estado de Luisiana, el más afectado por el huracán que impactó exactamente 16 años después de que lo hiciera el trágico Katrina.


La fuerza del huracán Ida, en imágenes
El ciclón Nora deja un muerto tras su paso por Jalisco (México)
Henri toca tierra al oeste de Estados Unidos convertido en tormenta tropical
Una persona falleció la noche del domingo tras la caída de un árbol.

Hasta la mañana del lunes esta era la solitaria baja de la peor tormenta de la temporada. Las autoridades, sin embargo, esperan que el número de víctimas ascienda en las próximas horas mientras los servicios de emergencia se despliegan sobre el terreno. Más de 200 llamadas de auxilio se hicieron durante el peor momento de Ida. “No había forma de ir a responder a esos llamados”, dijo Edwards en una entrevista televisiva. Algunas de estos se hicieron desde complejos de apartamentos que estaban colapsando bajo las lluvias y el viento. “Estoy seguro de que mientras avance el día conoceremos de nuevas muertes”, añadió el mandatario local, del partido demócrata.

Ida ha cumplido con la promesa de destrucción que cargaba. “Ha tenido un golpe muy poderoso. Tuvo los vientos y la lluvia que fue pronosticada”, añadió Edwards, quien aseguró que la respuesta de emergencia tomará “un tiempo” y la recuperación “varios meses”.

La Administración de Joe Biden ha declarado al Estado zona de desastre y ofrece préstamos para la reparación de los daños en las casas o créditos bajos para cubrir pérdidas por las propiedades no aseguradas. El huracán abandonó el Estado la madrugada del lunes y se degradó a una tormenta tropical. El servicio meteorológico considera que se convertirá en una depresión durante su paso por el oeste de Misisipi.