México. 22 de noviembre del 2021.-El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México, Marcelo Ebrard Casaubón, encabezó el debate abierto sobre “El impacto del desvío de tráfico de armas para la paz y la seguridad”, en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Frente a representantes de diversos países del mundo, el Canciller sostuvo que el tráfico de armas se trata de un fenómeno global que afecta gravemente y en múltiples dimensiones a la población civil, destruye el tejido social y genera la violencia principalmente en grupos vulnerables.

Así mismo, agregó que genera el desplazamiento de personas a nivel mundial, además de flujos irregulares de personas que escapan de sus naciones de origen por contextos de inseguridad.

 

A pesar de que reconoció los esfuerzos que se han emprendido desde las Naciones Unidas, dijo que “han sido insuficientes”, por lo que “México hace un contundente llamado para que se establezcan y mejoren los mecanismos para monitorear y prevenir las transferencias internacionales ilícitas de armas, el desvío del comercio y el tráfico transfronterizo”.

Al mismo tiempo, indicó que la problemática “llama la atención de los gobiernos para que juntos animemos a nuestros respectivos sectores privados a establecer medidas de autorregulación conforme a sus legislaciones domésticas, para prevenir que sus prácticas comerciales propicien activamente el tráfico ilícito de sus productos”.

Además, el titular de la SRE refirió que diversas fuentes informativas advierten que alrededor de 500 personas pierden la vida y otras dos mil resultan heridas por disparos de arma de fuego en el mundo diariamente, mientras que según cifras de la propia ONU más de 8 mil menores han perdido la vida o quedado mutilados en 21 situaciones de conflictos armados a nivel global.

 

El funcionario mexicano añadió que “dicho de manera sencilla, si no hubiera una disponibilidad casi ilimitada de armas, la mayoría de los conflictos armados bajo la agenda del Consejo tendrían más oportunidades de soluciones pacíficas”.

Vale referir que previo a la participación de Ebrard en el Consejo de Seguridad sostuvo un encuentro con medios de comunicación, en donde advirtió que entre el 75 y 80 por ciento de los homicidios y feminicidios en América Latina se llevan a cabo con armas de tráfico ilícito.

Finalmente, expresó que “no tiene que ver con migración, tiene que ver con un tráfico ilícito a gran escala. Esto ocurre en todo el mundo, a mayor disponibilidad de estas armas, menores posibilidades de controlar los conflictos, reducir la violencia y tener paz en el mundo”.