México. 16 de junio del 2020.-Por el COVID-19 diversas actividades se han suspendido, entre ellas las misas; por ello, y cuando el semáforo epidemiológico sea de color naranja, la Arquidiócesis Primada de México informó que la misa en recintos podría regresar el 29 de junio.

En el sitio Desde la fe, la Arquidiócesis aseguró que podría ser el 29 de junio cuando las misas presenciales vuelvan a realizarse, dependiendo de cómo se desarrolle la pandemia.

En la Arquidiócesis Primada de México hemos publicado las Orientaciones y Criterios para el retorno gradual a las celebraciones litúrgicas con la presencia de fieles, que, a su vez, ha servido de base para la elaboración de este subsidio didáctico, que busca ayudar a preparar el camino para la reanudación paulatina de las actividades litúrgicas y pastorales en nuestras iglesias.” Carlos Cardenal Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México

En una lista, la Arquidiócesis explicó algunas medidas que se aplicarán para tomar de nuevo las actividades litúrgicas y pastorales:

No deben asistir por ningún motivo al templo quienes presenten síntomas de COVID-19.

El sacerdote vulnerable -por salud o edad- debe decidir si participa o no en las celebraciones. Si decide participar, debe evitar estar cerca de los fieles.
Respetar las indicaciones que señale la Secretaría de Salud en torno a la situación sanitaria.

¿Para población vulnerable cómo será el proceso?
La población vulnerable son adultos mayores de 65 años, embarazadas o enfermos de hipertensión arterial, obesidad, diabetes y patologías cardiovasculares o cerebrovasculares.

Por lo que se recomienda: evitar la asistencia dominical al templo, por ser el día de mayor afluencia, y continuar participando de los actos litúrgicos mediante las redes sociales de su parroquia.

¿Cómo serán las medidas en los templos?
Antes de abrir se debe limpiar, sanitizar y fumigar las áreas donde estarán los fieles.
Habrá un solo acceso para controlar el ingreso.

Sana distancia: los asientos deberán marcarse para respetarla, la separación será de por lo menos 1.5 metros de distancia entre cada persona.
Uso de cubrebocas, de lo contrario no podrán ingresar al templo.
Gel antibacterial: éste se les proporcionará en la entrada del templo.
Además, se les tomará la temperatura a los fieles y se les pedirá limpiar sus zapatos en una jerga con desinfectante antes de entrar al recinto para escuchar misa.

En semáforo naranja, 30% es el número recomendable de asistentes a la iglesia.
En cuanto a la celebración del matrimonio, se debe realizar en grupos pequeños, con todas las medidas adecuadas y con el porcentaje mencionado.