Nuevo León. 29 de junio del 2022.- Alrededor de 100 personas fueron evacuadas tras el incendio registrado en una supuesta bodega de chatarras en Apodaca.
Cerca de 100 personas fueron evacuadas luego del incendio generado en una bodega de chatarra en Apodaca, Nuevo León, donde se ha indicado una supuesta toma clandestina para la extracción ilegal de hidrocarburos, conocido como huachicoleo.

La columna de humo y las llamas se han prolongado durante un par de horas y las autoridades aún no sofocaban el incidente, registrado sobre la calle Eugenio A. Benavides de la colonia Moisés Sáenz.


“Se han evacuado de manera preventiva alrededor de 100 personas de negocios y casas aledañas”, informó Protección Civil de la entidad.

Arriba personal especializado de PEMEX y apoyo de Sedena al parecer por posible toma clandestina de combustible
Informes preliminares señalaron que al interior de la bodega se observaron bidones con combustible, pero funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex) aún no determinaban el hallazgo de la presunta toma de huachicol.

Un elemento de Bomberos Nuevo León cayó y resultó con quemaduras durante las intervenciones para apagar el fuego. De inmediato fue atendido por Protección Civil, pues tuvo lesiones por las llamas de primer grado en extremidades superiores.

Imágenes difundidas por Alejandro Zúñiga, quien encabeza a los vulcanos en el estado, el personal tuvo qué rodear la chatarrera desde la parte trasera y frontal para expulsar los chorros.

No se han registrado afectaciones a personas hasta el momento, pero seguían las labores alrededor de las 15:30 horas de este 29 de junio. La humareda negra era visible a kilómetros de distancia.

Algunos usuarios destacaron la necesidad de atender incendios en medio de una crisis hídrica en Nuevo León, así como afectaciones por sequías. Otros consideraron el colmo entre ambas situaciones.

Desde que comenzó la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, el combate al robo de combustible ha sido uno de sus principales intereses, de ahí que designó la tarea al Ejército y la Guardia Nacional. Los castrenses también custodian la circulación de pipas y planean rutas de distribución que surten a terminales de abastecimiento para las gasolinerías.

Como resultado, los grupos dedicados al robo de combustible, o huachicoleo, han tenido que reinventar sus métodos de ordeña, por lo cual acuden a obras de ingeniería improvisada para sofisticar el robo de hidrocarburo desde los ductos.

Según datos del gobierno federal, el plan de combate al huachicol ha permitido un ahorro estimado de 211 mil 56 millones 577 mil 740 pesos, del 1 de diciembre del 2018 al 31 de mayo de 2022. De acuerdo con las cifras oficiales, esto equivale a un ahorro diario de 165 millones 145 mil 991 pesos con 97 centavos.

Por ello, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana presume que esta estrategia es positiva, pues de 72 mil barriles que se robaban diariamente a inicios del sexenio de López Obrador, se ha bajado a 6.6 mil barriles, es decir 90.8% menos.

Pero el problema sigue y la Secretaría de la Defensa Nacional ha destinado 2,039 agentes para combatir el huachicoleo. Tan solo entre el 21 de mayo y el reciente 21 de junio de este año, se recuperaron 514 mil 223 litros de combustible, así como inhabilitaron 812 tomas clandestinas en el mismo lapso de un mes.

Para las mismas fechas se decomisaron al menos 84 vehículos relacionados con este delito. También detuvieron a 16 personas y se aseguraron 14 predios.

Actualmente existen siete ductos prioritarios en todo el país que significan 1,564 kilómetros. Los estados con mayor incidencia de huachicoleo son Tamaulipas, Veracruz, Hidalgo, Estado de México, Puebla, Nuevo León, Jalisco y Michoacán.