Perú. 15 de diciembre del 2022.- El juez supremo Juan Carlos Checkley Soria fijó 18 meses de prisión preventiva contra el presidente depuesto de Perú Pedro Castillo por los delitos de rebelión y conspiración.

En la reanudación del proceso que se prolongó más de dos horas, el magistrado determinó que hay fundamentos para mantener en la cárcel a quien fue detenido el pasado 7 de diciembre tras el fallido golpe de Estado, tal como lo solicitó la Fiscalía.

Incluso, ratificó la existencia de un peligro de fuga del izquierdista, contra quien existen más expedientes abiertos como corrupción, licitaciones irregulares y hasta el plagio de su tesis de maestría, pues recordó que en las pruebas presentadas se estipuló que al momento de su arresto perpetraba su plan de huída, pues se dirigía a la embajada de México en Lima para buscar asilo junto a su familia.

Y contrario a los alegatos de la defensa señaló que la detención fue en flagrancia, pues aunque no se concretó el golpe de Estado si lo puso en marcha, pero no tuvo respaldo, pues las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional no acataron su orden, lo que derivó en su posterior destitución.

Sin embargo, no se determinó si continuará en donde se encuentra recluido actualmente o será trasladado a un penal.

En tanto, se solicitó la comparecencia de su exprimer ministro y abogado Aníbal Torres por su presunta participación como coautor de los mismos delitos, quien presuntamente siguió a distancia la resolución, pues aparecía conectado en la sesión, pero cuando el magistrado le dio la palabra éste no respondió, lo que recuerda que se encuentran prófugo de la justicia.

Este proceso congregó a decenas de simpatizantes afuera a de la División Nacional de Operaciones Especiales (Dinoes) y en varios puntos de Lima, quienes esperaban su liberación, pero como la decisión fue contraria, no descartan que haya más disturbios, hecho por el que el gobierno de Dina Boluarte decretó toque de queda en 15 provincias, señaladas como las más convulsas en torno a las protestas.

Foto: EFE