México. 18 de julio del 2022. – En los primeros días de su gobierno, en diciembre de 2018, el presidente Andrés Manuel López Obrador recibió en Palacio Nacional al presidente de Nestlé México, al brasileño Fausto Costa. El tema de la conversación se centró en un objetivo: lograr construir en México la nueva fábrica que Nescafé tenía proyectada para ampliar su capacidad instalada de producción mundial.

En ese encuentro el directivo de Nestlé México le hizo saber al presidente López Obrador que la compañía analizaba dos posibles ubicaciones para su nueva planta procesadora de café soluble Nescafé: Brasil y México. La respuesta inmediata del mandatario fue: “pues México y ayúdanos tú (a que la planta se construya en el país)”. Y la fábrica se quedó en suelo mexicano.

La procesadora de Nescafé llegó a la comunidad de Santa Rita, municipio de Veracruz, donde los gobiernos estatal y municipal echaron a andar el andamiaje administrativo para facilitar los trámites y hacer fluir una inversión que hasta la fecha suma los 340 millones de dólares para la construcción de la fábrica, que ha generado 12,000 empleos directos e indirectos.

Tres años y siete meses después de aquella reunión entre el presidente López Obrador y el CEO de Nestlé México en Palacio Nacional, la nueva fábrica de Nescafé fue inaugurada el 16 de julio en un evento en el que el brasileño Fausto Costa aseguró que la compañía invertirá 50% más en este sexenio que en todos los anteriores, anuncio que le arrancó un aplauso al presidente de México.

El presidente Andrés Manuel López Obrador en la inauguración de la fábrica de Nescafé. Foto: Gobierno de México.
La nueva fábrica de Nescafé tendrá una capacidad instalada para producir 40,000 toneladas adicionales de café verde al año de las variedades robusta y arábica, proveniente en su mayoría de caficultores mexicanos. Con esto, Nestlé no solo refrenda su confianza para invertir en México, sino que el país se convierte en el mayor productor de café para la compañía en todo el mundo, por encima de Brasil y Vietnam, los dos mayores productores a nivel global.

Si bien la construcción de la fábrica se anunció con una inversión inicial de 154 millones de dólares, ésta era solo para la primera etapa, pero durante la pandemia Nescafé tomó la decisión de implementar tanto a primera y segunda etapa en un solo proceso de construcción, por lo que la inversión se elevó a los 340 millones de dólares.

Para Fausto Costa, presidente de Nestlé México, la nueva fábrica de Nescafé representa “una nueva etapa para el café mexicano. Gracias a esta fábrica, la compra de café verde a los agricultores del país se incrementará un 50% en los próximos 3 años y no solo esto, con el inicio de operaciones de este centro productor de café, México se convierte en e principal proveedor para Nestlé en el mundo”.

La construcción representó la generación de 12,000 empleos indirectos y sus operaciones demandarán 1,200 plazas laborales, de las cuales el 50% serán mujeres, convirtiendo así a esta planta de Nestlé en la primera en la que las mujeres participan en todos los procesos de manufactura del café.

La nueva fábrica de Nescafé, que es la número 18 para Nestlé en México, cuenta con innovaciones tecnológicas que van desde la incorporación de inteligencia artificial en los procesos productivos, el tratamiento del 100% del agua, hasta una caldera de biomasa donde se utiliza el desperdicio biológico del proceso de café que se emplea para generar la energía que representa el 70% del consumo que se requiere para la generación de vapor de agua que se utiliza en todo el proceso.

Durante su discurso inaugural, el directivo Fausto Costa remarcó que Nestlé invierte en el país “porque confiamos en el futuro de México, porque sabemos que es un país que tiene enormes potencialidades (…) además de ser una economía estable, donde tenemos más de 14 acuerdos comerciales con los mayores bloques comerciales del mundo y eso nos permite ser una empresa que puede hacer negocios y exportar a todos esos países”.

“En aquel momento que anunciamos la inversión decíamos que queríamos duplicar las exportaciones de productos hechos en México. Estábamos en 200 millones de dólares al año y hoy, les aseguro, ya cumplimos 600 millones de dólares al año de exportación de productos hechos en México a más de 66 países de los cinco continentes que hay en el mundo.

“Así que, señor presidente, tenemos una enorme confianza en México, y puedo asegurar y prometer aquí que en este sexenio vamos a invertir 50% más que en sexenios anteriores en nuestro país”, dijo Fausto Costa. Que el directivo de Nestlé México, siendo brasileño haya dicho “nuestro país”, mereció un comentario del presidente López Obrador: “le tomamos la palabra, porque Fausto es de Brasil, pero ya lo consideramos mexicano”.

La planta procesadora de Nestlé, que fue inaugurada en el puerto de Veracruz, tuvo una inversión de 340 millones de dólares, afirmó Fausto Costa, presidente de la empresa en México.

En compañía del presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, Fausto Costa explicó que luego de hablar con el Ejecutivo federal en su primer semana de administración se planteó la creación de la fábrica en la región sur sureste del país, que también serviría de ayuda, siendo la primera propuesta de inversión de 154 millones de dólares, logrando duplicarla.

Destacó que para esto, se confió en el futuro de México, y con la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se logró trabajar al punto de invertir el 50 por ciento más que en los sexenios anteriores.

Fausto Costa reconoció al gobernador Cuitláhuac García por el apoyo para hacer posible la construcción la planta en el estado y ayudar al crecimiento de la empresa en la entidad y México.