México. 21 de noviembre del 2022. – Ante la crisis política que se vive en Perú y que impidió la salida del presidente Pedro Castillo, Andrés Manuel López Obrador adelantó que la cumbre de la Alianza del Pacífico, y que se desarrollaría en Oaxaca, será cancelada.

 

En esta reunión con los países que integran este diálogo económico, México, que tiene la presidencia de este organismo, entregaría a Castillo la titularidad temporal de la alianza, no obstante, el Congreso de Perú no dio permiso a Pedro Castillo de abandonar el país, sobre quien hay acusaciones de corrupción.

 

“También, ya hablando de asuntos internacionales, es muy probable, voy a hacer unas consultas el día de hoy, que se cancele el encuentro de los países de la Alianza del Pacífico.

 

“Porque no le dieron permiso de asistir al presidente del Perú, y entonces vamos a posponer o buscar otra opción, es que soy el presidente transitorio o temporal de esa alianza y le corresponde al presidente del Perú recibir la presidencia, entonces si no viene ¿a quién le entrego?”, planteó el mandatario federal.

En conferencia de prensa desde Palacio Nacional, el jefe del Ejecutivo federal detalló que una de las vías para desahogar este encuentro es que la reunión se lleve a cabo en Perú, sin embargo, dijo que este plan tendría que ser consultado.

Respecto a los presidentes de la Alianza del Pacífico que tienen confirmada su asistencia, López Obrador dijo que éstas se mantendrán en pie y serán únicamente encuentros bilaterales.

“Voy a tener reuniones bilaterales, si viene el presidente de Chile, si viene el presidente de Costa Rica, viene la presidenta de Honduras, pero no necesariamente esta reunión de la Alianza del Pacífico”.

Al encuentro de la alianza participarían los presidentes de Chile, Gabriel Boric, y Colombia, Gustavo Petro. Asimismo, participarán los mandatarios de Ecuador, Guillermo Lasso, y Costa Rica, Rodrigo Chaves, países que aspiran a entrar al grupo.

La Alianza del Pacífico, constituida formalmente hace 10 años y que busca fortalecer la integración comercial, presume de ser “la octava potencia económica y la octava potencia exportadora a nivel mundial”, al representar 41% del producto interior bruto (PIB) de Latinoamérica y atraer 38% de la inversión extranjera directa.