Xalapa, Ver. 22 de diciembre del 2020.-Madres y padres de familia son responsables de impedir que sus hijas e hijos salgan a las calles a cantar La Rama, pues antes que cualquier tradición está velar por su salud, afirmó la secretaria ejecutiva del Sistema de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes de Xalapa (Sipinna), Mercy Esther Pérez Arévalo.

Durante una entrevista, expresó su preocupación porque son cientos quienes diariamente salen en pequeños grupos a cantar y pedir su “aguinaldo”, ya sea de casa en casa o en calles y avenidas de la ciudad: “Muchos de ellos no son únicamente niñas y niños en situación de calle, sino hijos de familias que mantienen esta tradición navideña”.

“Nuestra preocupación –continuó– es que Xalapa está en el color naranja, de acuerdo con el semáforo epidemiológico, y debemos cuidarnos: quedarnos en casa, como lo indican las autoridades sanitarias”.

Dijo que los educadores de calle del Sipinna han brindado información a quienes trabajan en los cruceros de la ciudad, sobre todo a sus familias, por el riesgo que corren en estos momentos, al aumentar el número de casos registrados de personas infectadas por el coronavirus SARS CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19.

No obstante, de acuerdo con la funcionaria se observa muchos grupos que salen a cantar sin el acompañamiento de personas adultas: “Se trata de niñas y niños que están de vacaciones o visitan a sus familiares, quienes también se arriesgan porque no están acostumbrados a moverse entre los automóviles, principalmente en las avenidas con alto flujo vehicular”.

Por ello reiteró el llamado a madres y padres para que cuiden de estas niñas y niños, ya que tienen la obligación de protegerlos: “Es mejor quedarse en casa y no exponerlos, ya sea a la enfermedad o a un posible accidente”.

SIPINNA Xalapa