México. 05 de enero del 2024.-El Servicio de Administración Tributaria (SAT) de México ha implementado una serie de cambios en sus regulaciones, con un enfoque especial en el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), como parte de su compromiso continuo para garantizar el cumplimiento de la legislación fiscal y aduanera del país.

El SAT, un órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), tiene la responsabilidad de supervisar y ejercer funciones relacionadas con la recaudación de impuestos federales, aduanas, fiscalización y control de contribuyentes en México.

Una de las modificaciones clave implica la monitorización de ciertos movimientos financieros, en particular aquellos relacionados con números de depósitos. Según la nueva normativa, las transferencias con un monto menor a 15 mil pesos no generarán impuestos adicionales ni desencadenarán investigaciones por parte del SAT.

Sin embargo, si las transferencias superan la cifra de 15 mil pesos, los bancos tendrán la obligación de notificar al SAT. En tales casos, si los contribuyentes no pueden proporcionar evidencia adecuada del origen de los fondos y el pago de impuestos correspondientes, el SAT podrá solicitar una revisión para determinar posibles irregularidades.

El SAT también lleva a cabo auditorías y fiscalizaciones periódicas a contribuyentes con el objetivo de verificar el cumplimiento de sus obligaciones fiscales. Este proceso incluye la revisión exhaustiva de declaraciones, comprobantes fiscales y otros documentos para garantizar el cumplimiento de la ley.

Estas nuevas regulaciones reflejan el compromiso del SAT de garantizar la transparencia y el cumplimiento de las obligaciones fiscales en el país, fortaleciendo así su capacidad para supervisar y mantener un estricto control sobre las transacciones financieras en México