Ginebra, Suiz. 24 de mayo del 2022.- El etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, primer africano en dirigir la Organización Mundial de la Salud (OMS), fue reelegido para un segundo mandato.

El funcionario se presenta como un hombre de paz, marcado por una infancia inmersa en la guerra; es especialista en la malaria, licenciado en inmunología, doctor en salud comunitaria y fue Ministro de Salud y de Exteriores de su país.

Con 57 años, este rostro familiar de la lucha contra el COVID-19, fue el único candidato a su reelección}; su mandato, como él mismo lo subrayó recientemente, estuvo marcado por los conflictos en Yemen y Ucrania; acostumbrado a ir al frente, visitó los hospitales ucranianos bombardeados.

“Mucho más que las pandemias, la guerra socava y destruye las fundaciones sobre las cuales reposan las sociedades antes estables; los conflictos dejan cicatrices psicológicas que pueden demorarse años o décadas en sanarse”, dijo Tedros, para quien “la paz es esencial para la salud”.

“Soy un niño de la guerra”, declaró en la inauguración de la 75va. Asamblea Mundial de la Salud, que reúne a los Estados miembros de la organización; “estuve en medio de la guerra cuando era muy joven”, contó Tedros.

Cuando su madre escuchó disparos por la noche, “nos hacía dormir bajo la cama, con la esperanza de que estuviéramos protegidos si un proyectil caía sobre nuestra casa”.