RESPONSABILIDAD CIUDADANA

México. 15 de julio de 2020.-

Miguel Alemán Velasco.
La verdadera libertad estriba no en romper cadenas, sino en impedir que éstas surjan para someter a la sociedad. Hoy la prioridad de todo ciudadano es romper la cadena de contagio de Covid-19. A lo largo de este año el impacto de la pandemia ha sido el más profundo registrado en nuestro tiempo. En el caso de México las cifras que se reportan tanto de contagiados como de defunciones, indican que el incremento es notorio, y requiere de un refuerzo en las medidas preventivas, así como en los protocolos conocidos para brindar un tratamiento médico efectivo

La fórmula adoptada hasta ahora se basa en un llamado a la toma de conciencia social voluntaria, para mantener un aislamiento prudente y preventivo del contagio, a diferencia de otros países que han impuesto normas estrictas que vulneran las libertades civiles. De ahí la importancia de que se reconozca la responsabilidad ciudadana de hacer nuestra parte para prevenir y contener la expansión de esta enfermedad

El dilema de preservar la cohesión social en condiciones que obligan a la separación física, requiere de una redefinición de los criterios de convivencia social que fortalezcan la confianza.

Las autoridades de todos los países están haciendo sus mejores esfuerzos para atender un mal que les era desconocido, sin embargo, hay opiniones ciudadanas inconformes que han optado como solución fácil la condena política o el reclamo airado en las redes sociales, pero no creo que al virus esto le afecte

Al momento de reanudar las actividades económicas, todos debemos participar en las tareas necesarias para contener el contagio, ya que muchas actividades estarán sometidas a controles sanitarios preventivos duraderos

El asunto no se resuelve solamente en la prevención de lo inmediato, es necesario reconocer que a partir de ahora debemos de invertir más en la investigación científica y el desarrollo tecnológico para prevenir que se genere una vía más de dependencia del exterior. Para ello es inaplazable formar nuevos talentos en campos científicos y técnicos en medicina, enfermería, higiene, salud pública, biotecnologías y disciplinas afines.

Es por ello conveniente diseñar una amplia agenda científica y tecnológica que a nivel nacional proponga las prioridades en materia de investigación y políticas públicas para convivir durante un plazo amplio con esta amenaza de salud pública

El asunto nos concierne a todos, por ello también será recomendable que en todos los niveles educativos se incluyan materias y talleres que construyan una cultura de biosustentabilidad sanitaria de gran escala, que den herramientas sólidas de conocimientos científicos aplicables a la vida diaria para que las nuevas generaciones estén mejor preparadas para sortear ésta y otras amenazas que esta lucha entre especies está generando en nuestro planeta. De igual manera, será necesario incluir en los planes de estudio de diversas carreras universitarias materias afines, dado que la crisis generada por la pandemia es multidisciplinaria.

La noción fundamental de esta crisis es la corresponsabilidad del individuo con el resto de la sociedad. El acto individual de prevención replicado por cada ciudadano será, por ahora, la mejor forma de ganar esta batalla

La responsabilidad es seria y la tarea compartida, para demostrarnos que somos capaces de superar este grave reto, con la misma entereza y valor humano con el que hemos logrado salir delante de otras adversidades.
14 de julio. 231º Aniversario de la Revolución Francesa. Un cambio fundamental en las ideas, sistema político y modelo de convivencia de impacto mundial. “Libertad, Igualdad y Fraternidad”; mientras avanzamos en las dos primeras, crece la deuda moral en la tercera.

Político y escritor
@AlemanVelascoM
articulo@alemanvelasco.org