México. 09 de marzo del 2022.- La cantante Sasha Sokol reveló ayer que el productor Luis de Llano abusó de ella cuando era una adolescente en la década de 1980.

A través de sus redes sociales y tras permanecer en silencio durante 33 años, la intérprete decidió hablar sobre la historia de abuso, en el marco del Día Internacional de la Mujer.

Sokol tenía 13 años y de Llano era un adulto de 39 cuando iniciaron su relación; en ese entonces ella formaba parte de Timbiriche y hacía presentaciones de una obra de teatro.

“Luis de Ya no. Mientras mujeres en mi situación no nos atrevemos a hablar con la verdad, seguirá habiendo hombres como Luis de Llano. Desde los 14 años quise creer que fui responsable de lo que pasó. Hoy comprendo que mi única responsabilidad fue guardar silencio”, comentó.

Hace un par de días, en una entrevista con Yordi Rosado, el productor recordó ‘la relación’ que sostuvieron y aseguró que se había enamorado profundamente de la adolescente y que fue ella quien decidió terminar el romance.

La cantante, ante esto, sostuvo que las declaraciones son falsas, ya que en ese entonces, señaló, se trató de un abuso y también lo hace en la actualidad al “manipular la información.

“Hoy es día internacional de la mujer. Muchas personas piensan que es un día para felicitarnos. No es así. Este día es para reflexionar y alzar la voz ante el abuso sistemático en el que nos hemos visto atrapadas de mil maneras.

“Cuando la relación comenzó yo tenía 14 y él 39. Yo estaba en Vaselina con Timbiriche y era claramente una niña. Estuvimos juntos casi 4 años. Mi familia se enteró y se volvieron locos y no era para menos. Luis casi me triplicaba la edad. Era un año más grande que mi papá y tenía la misma edad de mi mamá”, escribió.

Sasha Sokol dijo que le costó mucho dejarlo, ya que era su representante y productor, por lo que su principal miedo era enfocado en su carrera.

“Hablar de esto me hace sentir una enorme vergüenza. Durante décadas quise creer que no mencionarlo haría que desapareciera. Estaba equivocada.

“Si existiera algún tipo de paz detrás de compartir esta historia personal tan dolorosa, es la de darle fuerza a otras mujeres para que alcen la voz si viven en alguna situación de abuso”, finalizó.