México. 21 de enero del 2022.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo este viernes que se realizó  una cordial conversación con la secretaria de Energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm. Tratamos asuntos de interés para nuestros pueblos y naciones; prevaleció el respeto, el entendimiento y la voluntad de cooperación para el desarrollo.

Se acordó con Estados Unidos revisar “caso por caso” la situación de empresas extranjeras que no están de acuerdo y que consideran que se comete una injusticia con la reforma eléctrica que se debatirá en el Congreso, y que busca otorgar mayor control al Estado en el negocio.

“Donde hay, consideran que hay, una injusticia, se revisan los casos, ellos tienen ya una lista, hay algunas empresas que están pidiendo que se les informe, tanto estadounidenses como de Canadá”.

El Presidente destacó que Jennifer Granholm, secretaria de Energía de Estados Unidos, entendió que el Gobierno de México busca desterrar la corrupción, ya que consideró que empresas particulares del sector energético se favorecieron con contratos “leoninos” con el Estado.

La iniciativa de López Obrador es el tema principal que Granholm vino a tratar con el mandatario y otros funcionarios.

Antes de su arribo a México, cuatro senadores demócratas instaron en una misiva dirigida a la funcionaria y al secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, que expresaran las preocupaciones sobre la agenda energética de Andrés Manuel López Obrador, con el argumento de que es contraria a la relación bilateral.

La reforma que realizaría cambios en la Constitución Política para proteger a la Comisión Federal de Electricidad, fue propuesta por el Presidente como un asunto de seguridad nacional, ya que aseguró que gobiernos pasados favorecieron al capital privado.