Tlalnelhuayocan. 28 de septiembre del 2021.-Con cada lluvia, por ligera que sea, el socavón de la privada Durazno en la localidad de Rancho Viejo se deslava más, y prueba de esto es que la profundidad alcanzó los 17 metros y la longitud creció a unos 70 metros, lo que pone en peligro a las 13 familias que ahí habitan.

Hace 20 años construyeron las 13 casas, y por temor a sufrir el deslave de un cerro, buscaron un terreno plano que les brindara la seguridad, pero la certeza se término en julio cuando vieron con sorpresa que los árboles se caían.

Aunque les causó temor el ver que los árboles se caían desde la raíz, la alarma llegó el sábado 21 de agosto cuando las lluvias del huracán Grace hicieron un hoyanco en la tierra, a un costado de sus casas, y casi a punto de llevarse la vivienda de Guadalupe García Domínguez.

A un costado de las cintas color amarillas colocadas como una medida de prevención por el ayuntamiento de Tlalnelhuayocan se encontraban reunidos los vecinos Oliveria Miranda, Eugenio Ceballos, Patricia Aburto Muñoz, Tomasa Muñoz, María del Carmen Martínez, Filogonio Aburto, Demetrio Aburto, Anselmo Aburto, y Andrés Gómez, todos preocupados, con temor a que avance el socavón.

Con los dedos de sus manos hacen cuentas y exclaman que al presidente David Ángeles Aguirre le restan tres meses de administración municipal, así que las esperanzas de obtener ayuda se desvanecen al saber que el ayuntamiento del priísta está a punto de fenecer, además de que declaró a la prensa que no tiene recursos públicos.

Éste lunes 25 de septiembre, las autoridades del ayuntamiento de Tlalnelhuayocan les prometieron acudir a la privada Durazano donde sostendrían una reunión con los vecinos y les llevarían una respuesta de cómo remediarán el problema del socavón; los afectados esperaron todo el día pero nadie llegó.

Los hombres que ahí habitan tienen como ocupación las labores de albañilería, así que se cooperaron entre todos para construir con cemento una barda de apenas 40 centímetros de alto y a un lado un canal, con el objetivo de desviar el agua que escurre y va directo al socavón.

Refieren que todos estos años, en época de lluvias, el agua que se acumula en la parte alta del campo baja y pasa por en medio de la propiedad de Andrés Gómez y de ahí llega al terreno dónde ahora se hizo el socavón.

“Baja el agua con fuerza, por eso construimos entre todos los vecinos la canaleta, pero ya se nos acabó el dinero, ya no tenemos recursos, llevamos gastados 25 mil pesos entre plásticos, cemento, bolsas, con nuestro bolsillo pusimos el dinero, por eso pedimos a la autoridad que apoyen, porque si han venido pero no lo componen” explicaron.

Los vecinos detallaron que hace tiempo las autoridades construyeron una barda a orilla de la carretera estatal con la intención de detener el agua proveniente del cerro, pero de nada sirvió porque rompió el cantil, así que según sus conocimientos como trabajadores de la construcción la solución sería poner tubos.

“Que se entube el agua, para que así baja derecho por los tubos y se manda para otro lado, que no sea aquí en la privada Durazno, porque es muchísima agua la que baja y escarba y escarba y todo comenzó con los árboles, se arrancaron, se fueron todos para el hoyo, cada que llueve se deslava” afirmaron.

Mientras tanto en su intención por salvar sus casas, los vecinos colocaron plásticos sobre las orillas del socavón, para evitar que las lluvias continúen la erosión de la tierra, pero esto no ha ayudado mucho.

“Nosotros queremos que nos diga la autoridad qué se va a hacer, qué va a pasar con nosotros, ya son 70 metros de largo y de profundidad son 17 metros, por si se quiere levantar un muro son 17 metros, ya medimos somos albañiles” expresaron.

Finalmente, los hombres y mujeres expresaron que si el gobierno de Veracruz y el ayuntamiento local les proporciona el material para la construcción, ellos están dispuestos a poner su trabajo a fin de salvar sus viviendas.

“Nosotros ponemos la mano de obra, porque sabemos trabajar, pero tiene que ser ya, porque cualquier rato que venga una lluvia créame que no lo deseamos pero esto se va a volver a caer, estamos en peligro todos, ninguna autoridad nos dice qué va a pasar” finalizaron.

Ayuntamiento pide auxilio, no hay recursos para atender socavón

En entrevista, el presidente municipal de San Andrés Tlalnelhuayocan, David Ángeles Aguirre, pidió el apoyo del Gobierno del estado para atender el deslave registrado en la localidad de Rancho Viejo, ya que dijo debido al próximo cierre de su administración no cuentan con los recursos necesarios para realizar la obra de manera individual. Señaló que la zona en donde ocurrió este deslave ha generado un socavón importante dado que la tierra es de tipo arenoso y las lluvias intensas que se han registrado desde el paso del huracán “Grace” y luego los efectos de la tormenta tropical “Nicholas” han provocado escurrimientos de agua que han agravado la situación.

“El tema ya se atendió desde hace varios días, es una situación que se arrastra desde hace mucho pero que con las intensas lluvias el tema se ha agravado; de manera natural ahí llega el agua y más que socavón es un tipo deslave, se ha socavado porque el agua baja con mucha intensidad”.

El alcalde dijo que hay una vivienda que está en riesgo dado que el deslave está cerca de su barda; sin embargo, señaló que la familia no ha sido evacuada dado que mientras no llueve el riesgo no es alto.

David Ángeles Aguirre aseguró que a la zona ya acudió personal de la Secretaría de Protección Civil así como el área encargada en el Ayuntamiento y geólogos.

El edil señaló que buscarán una reunión con la secretaria de Protección Civil, Guadalupe Osorno Maldonado, a fin de solicitar apoyo para la elaboración de un proyecto que permita atender el deslave.

Mientras tanto, indicó que lo que el Ayuntamiento a su cargo podría hacer es instalar algunas tuberías que permitan encauzar el agua de los escurrimientos a zonas en donde no generen mayores afectaciones.

“En una reunión que tuve con Protección Civil y Obras Públicas determinamos que lo que podríamos hacer es ver lo de unos tubos que alarguen la salida del agua para que dejen de pasar por ahí y siga socavando, aunque a futuro necesita más inversión”.

Fuente: AVC