México. 26 de agosto del 2022.-Esta semana la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) reveló un estudio en el que evidencia a las botanas más peligrosas para la salud de las personas, debido a que estas contienen un alto nivel de sodio en su preparación.

Lee: Soriana, Walmart o Chedraui: Profeco revela el super más caro en Puebla

Enfermedades que puede provocar el alto contenido en sodio
De acuerdo con la información presentada por la dependencia comandada por Ricardo Sheffield, el sodio es uno de los principales ingredientes causantes de que uno de cada 20 niños y niñas menores de cinco años en México padezca obesidad.

Asimismo, señaló que esta sustancia en grandes cantidades puede llegar a provocar en las personas y niños, enfermedades sumamente peligrosas, tales como la diabetes o hipertensión.

Otras enfermedades que el alto contenido en sodio puede provocar son: accidentes cerebrovasculares, problemas cardiovasculares, disminución de la cantidad de calcio en el organismo, función inadecuada de los riñones y retención de líquidos.

Por otro lado, alertó a la ciudadanía pues, aunque los productos tienen marcados los sellos negros que dicen que son altos en sodio, la ciudadanía mexicana sigue consumiéndolos sin importarles dicha información nutrimental.

 

El listado de las botanas más peligrosas
Los diez productos en la categoría de botanas con más sodio son:

Takis originales: dos mil 542 miligramos de sodio
Runners: dos mil 164 miligramos de sodio
Cheetos Torciditos: mil 600 miligramos de sodio
Totis Donitas: mil 479 miligramos de sodio
Qué Totis: mil 418 miligramos de sodio
Quesabritas: mil 289 miligramos de sodio
Fritos: mil 250 miligramos de sodio
Susalia Horneadas: mil 062 miligramos de sodio
Doritos Nachos: mil 004 miligramos de sodio
Churrumais: 979 miligramos de sodio

Las versiones personales de estas botanas son paquetes que van desde los 100 a 300 gramos, y estas, a su vez, contienen entre mil hasta dos mil 500 miligramos de sodio por empaque.

Dicha cantidad supera fácilmente la dosis diaria de consumo que recomiendan la Organización Mundial de la Salud (OMS), misma que dice que las personas mayores no deben ingresar más de cinco gramos al día; mientras los niños un poco menos.