Xalapa, Ver. 18 de marzo del 2020.-
La tienda de supermercados Superama ubicada en la avenida Lázaro Cárdenas en Xalapa, refuerzan los protocolos de limpieza contra el Covid-19.

Debido a que las tiendas están registrando avalanchas de clientes para llenar sus depensas, sobre todo en aquellas ciudades donde los contagios por el coronavirus son más numerosos, han reforzado sus protocolos de higiene y limpieza más allá de lo habitual, ante la elevada afluencia de clientes que están registrando por el temor a un posible aislamiento de la población.

Algunas locales, comercios y restaurantes ponen a disposición de los usuarios geles de alcohol higienizando y han reforzado los protocolos de limpieza según lo establecido por las autoridades sanitarias.

Y como la propagación del virus no conoce de fronteras, medidas como estas se comenzaran a ver también en otros lugares o incluso más estrictas.

Sin duda es una excelente medida de limpieza de sus instalaciones, especialmente en aquellas áreas por las que transitan a diario miles de personas.

El incremento del trasiego de personas, requiere una atención más cuidada con limpiezas adicionales, por ejemplo, de los cestos y los carros de la compra, así como de las áreas donde confluyen los usuarios, como la zona de cajas.

Las tiendas con artículos de primera necesidad son de las pocas que mantienen sus puertas abiertas en una situación de emergencia. Y en las que más cantidad de personas se concentran por metro cuadrado. Colas en los accesos y en las cajas de pago de la mayoría de las cadenas de alimentación, se han convertido en una imagen habitual estos días. De ahí que sea necesario extremar las medidas de higiene. Porque el coronavirus sobrevive en todo tipo de superficies, en unas más que en otras.

Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. analiza en cuáles de las que es habitual encontrar en los supermercados puede encontrarse el virus.

Del cobre y acero al cartón y el papel. El estudio de Redfield señala que el coronavirus sobrevive unas dos horas sobre los metales, y un período más largo en el caso del papel y el cartón. Respecto a los productos envasados en plásticos y bricks el virus puede sobrevibir un tiempo indeterminado.