México. 26 de abril del 2021.- México se anotó un Oscar en la gala de esta noche con el premio al mejor sonido para un equipo en el que están Jaime Baksht, Michelle Couttolenc y Carlos Cortés en la película Sound of Metal.

Además de Baksht, Couttolenc y Cortés, el Óscar premió el trabajo de Nicolas Becker y Phillip Bladh.

“Es un trabajo en equipo, hay personas de muchos países, de Francia, Estados Unidos, Finlandia y Venezuela. Estamos muy orgullosos”, afirmó el mexicano Jaime Baksht durante una rueda de prensa después de recibir el premio.

El reconocimiento tiene especial vinculación con México ya que el estudio en el que se realizó la mezcla y la edición de sonido de la película está ubicado en el país latinoamericano.
“Todas las superproducciones y películas más reconocidas en sonido en los Oscar son siempre mezcladas en California y Londres. Que ahora hayan reconocido una película que la mezcla se hizo por mexicanos aquí en México es todo un logro”, dijo Michelle Couttolenc en una entrevista a Efe días antes de la ceremonia.

Además, el sonido es una parte fundamental de Sound of Metal, una película que narra la caída de un baterista que salió de las drogas gracias a la música y que descubre que está perdiendo la audición.

Riz Ahmed, que interpreta al baterista, ha sido el encargado de entregar el premio a sus compañeros de producción.

El reto del sonido se encontraba en la capacidad de transmitir la desesperación y frustración por la que el protagonista atraviesa, y para ello el director tenía ideas poco tradicionales en cuanto al tratamiento del sonido.

“Ha sido un largo camino en el que hemos tenido que aprender a trabajar las técnicas de sonido cinematográfico”, destacó Baksht.

El encuentro de los mexicanos con el estadounidense Nicholas Becker, compañero de equipo, los llevó al pueblo de Tepoztlán, Morelos (México), donde está una de las sedes del Astro Estudio del director mexicano Carlos Reygadas

En una gala marcada por el contexto de la pandemia, la actriz negra Regina King fue el primer rostro que apareció en la ceremonia, y apenas tardó unos minutos en recordar la violencia policial que sufre Estados Unidos, algo que retomaron varios otros ganadores.

“Ha sido un año tremendo, y eso que estamos justo en el medio. Y debo ser honesta: si las cosas llegan a salir de forma diferente en Mineápolis la semana pasada, tal vez habría cambiado mis tacones por botas de protesta”, afirmó King sobre el juicio al policía que mató a George Floyd.

La lucha por incrementar la diversidad en Hollywood fue una constante en unos premios que en lugar de criticarse en redes sociales por ser demasiado blancos (#Oscarssowhite), algunos afearon que fueran tan concienciados.