Dos activistas de Just Stop Oil embadurnaron con torta de chocolate su estatua de cera y gritaron consignas ambientales en el museo londinense de Madame Tussauds

“La ciencia es clara, la demanda es sencilla: detengan las nuevas licencias y concesiones de petróleo y gas”, proclamaron mientras arrojaban las tartas a la escultura, que está rodeada de las figuras sonrientes de la reina consorte Camila Parker Bowles y del heredero de la corona, Guillermo, y de su esposa Kate Middleton.

El grupo ecologista compartió la acción en un video en sus redes sociales, acompañado de unos tuits en los que denuncian al monarca inglés por “haber abandonado sus planes de asistir y dar un discurso” en persona en la próxima COP27 de la ONU, que se celebrará del 6 al 18 de noviembre en Sharm El Sheij, Egipto.

La acción directa ocurrió también en momentos en que el gobierno británico analiza lanzar unas 100 nuevas licencias de gas y petróleo para enfrentar la crisis energética provocada por la invasión rusa de Ucrania.

Otros ataques similares en museos europeos en los últimos días.

El ataque a la figura de cera del rey ocurrió tan solo un día después de que otros dos activistas del grupo alemán Última Generación arrojaran puré de papa a uno de los cuadros de la serie Los Pajares de Claude Monet, en el Museo de Barberi de Postdam, situado al sur de Berlín.

Luego, se arrodillaron frente a la obra y se pegaron con pegamento a la pared del museo para alertar sobre el hecho que el planeta vive una “catástrofe climática”.

El museo señaló que el cuadro estaba protegido por un cristal y que no sufrió daños. Los dos activistas fueron detenidos y están siendo investigados por daños a la propiedad y entrar sin derecho.

Hace diez días, otros dos miembros de Just Stop Oil lanzaron dos latas de sopa de tomate sobre Los Girasoles, de Vincent Van Gogh, en la National Gallery londinense, tras lo cual pegaron sus manos a la pared mientras se preguntaban: “¿Vale más el arte que la vida?” con la misma reivindicación que la acción de hoy.

Just Stop Oil afirma que el cambio climático supone una crisis existencial para la humanidad y sostiene que sus acciones directas están justificadas.