Reino Unido. 18 de noviembre del 2020.-La policía alemana empleó hoy cañones de agua contra los manifestantes en el centro de Berlín que protestaban contra las restricciones para combatir el coronavirus, después de que la multitud ignorase sus peticiones de que acataran las normas sobre el uso de mascarillas y distancia entre personas.

Mientras se accionaban los cañones de agua, agentes con material antimotines se movían entre la multitud y apartaron a algunos manifestantes.

Algunos inconformes respondieron a la intervención policial con bengalas y fuegos artificiales. Helicópteros policiales sobrevolaban la zona.

Las protestas se convocaron mientras comenzaba el debate parlamentario sobre una ley que reforzará la base legal para que el gobierno imponga normas de distanciamiento social, uso obligatorio de mascarillas en espacios públicos y el cierre de comercios para frenar los contagios.

 

Aunque esas medidas tienen el apoyo de la mayoría en Alemania, una minoría muy activa ha celebrado marchas regulares en todo el país afirmando que las restricciones son inconstitucionales.