México. 25 de noviembre del 2021. – El canciller Marcelo Ebrard intervino en el conversatorio con galardonados del Premio Nobel en América Latina.

 

México es referencia mundial como promovente de paz e impulsor del diálogo para resolver conflictos, aseguró el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, al inaugurar el conversatorio con galardonados del Premio Nobel en América Latina “Unidos en la Diversidad”.

En la sede de la Cancillería, el funcionario señaló que frente al cambio geopolítico en el mundo se requiere impulsar la paz que inicia en las relaciones humanas y se traslada a las regiones, a los estados y a los organismos multilaterales.

 

“México ha tratado de fortalecer las instituciones multilaterales, siempre somos uno de los países más activos en ello; desnuclearizar América, el Tratado de Tlatelolco, y muy recientemente las iniciativas en contra de la negligencia de la industria armamentista.

“Lo acabamos de decir ahora en el Consejo de Seguridad, la proliferación de armas, el diseño de armas y la promoción en los videojuegos de la violencia sin fin, sin límites”, refirió.

Acompañado de la Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú y Edmundo de Alba Alcaraz, integrante del Panel Intergubernamental de Cambio Climático que en 2007 obtuvo el Premio Nobel de la Paz, el canciller destacó que desde la CELAC que este año presidió México, se promueve el acuerdo y la convivencia en paz de las naciones.

“Porque la pregunta inicial que nos hemos hecho como civilización es ¿cómo podemos vivir exitosamente y en paz? desde hace milenios. La causa definitoria de la especie humana ha sido esa, no solo sobrevivir”

Recordó que la cancillería, además de defender a los mexicanos y mexicanas en el mundo es promovente de la paz y hoy del combate a la violencia contra las mujeres.

“Si es muy complejo alcanzar la paz entre las naciones, más en esta época donde hay un cambio geopolítico en el mundo, lo que podemos lograr en el corto plazo, si nos lo proponemos, es eliminar la violencia contra las mujeres, esa debe ser una convicción permanente. Pensemos en la paz que empieza en nuestras relaciones humanas”

Durante el evento se rindió homenaje al científico mexicano Mario Molina, Premio Nobel de Química 1995, quien falleciera el año pasado.

En tanto, la guatemalteca Rigoberta Menchú aseguró que después de esta pandemia de covid-19 es importante retomar el humanismo que se perdió por prioridades materialistas que fijamos como sociedad.

“Teníamos prisa por acumular lo necesario o lo derrochable de nuestra vida en el plano material, pero la pandemia nos demuestra que debemos ser más seres humanos y para ser más seres humanos tenemos que fortalecer nuestra salud espiritual, nuestra salud mental, nuestra salud física y nuestra salud social”

En el conversatorio participaron a distancia Oscar Arias Sánchez, ex presidente de Costa Rica, Premio Nobel de la Paz 1987 y el argentino Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz 1980.