México. 07 de mayo del 2022. – Un juez federal vinculó a proceso al elemento de la Guardia Nacional que presuntamente asesinó a Ángel Yael e hirió a Edith Alejandra, estudiantes de la Universidad de Guanajuato, el pasado 27 de abril en la comunidad de El Copal, en Irapuato Guanajuato.

En una segunda audiencia, el juez federal determinó que sí había elementos y pruebas para seguir la investigación en contra del elemento federal que tenía cargo en la MARINA.

El Juez precisó que sólo por los delitos de homicidio y lesiones calificadas en contra de Ángel Yael y Edith Alejandra podría continuar el proceso, y no por homicidio en grado de tentativa, en contra de los otros dos estudiantes que también iban en la camioneta.

El Juez, Efraín Frauste Pérez, argumentó que al señalarse que fue una bala la que lesionó a Ángel y Edith era imposible que pusiera en riesgo a los otros dos estudiantes ya que «una bala no puede dañar a cuatro».

Después de desahogarse las pruebas para vincular al elemento el juez determinó dar dos meses a ambas partes para la investigación complementaria.

Los abogados del elemento de la MARINA, ya privados y no de oficio, solicitaron al juez, cambiar al presunto, del Cereso de Puentecillas a uno de carácter militar, ya que argumentaron al ser elemento de la Guardia Nacional, ha participado en varias detenciones de delincuentes y se siente en riesgo.

En propia voz, el elemento comentó que en su celda varios de los ahí reclusos, le preguntaban que porqué estaba ahí y a qué cartel pertenecía, lo cual, dijo preocuparle.

Ante este señalamiento, el Juez pidió a los representantes de la Fiscalía General de la República, investigar dicha declaración, pues dijo, «los ceresos de Guanajuato, han sido calificados como de los mejores» por lo cual, decidió enviar al elemento al Centro Federal de Readaptación Social ubicado en Ocampo, Guanajuato.