España. 20 de septiembre del 2021.- La lava del volcán Cumbre Vieja que entró el domingo en erupción en la isla española de La Palma, en el turístico archipiélago de Canarias, continuaba el lunes su lento descenso hacia la costa destruyendo a su paso un centenar de viviendas y obligando a evacuar a miles de personas.

 

La erupción, la primera que se registra en esta isla en 50 años, forzó a casi 5 mil vecinos a dejar sus casas, desde que comenzó en la tarde del domingo.

El gobierno regional de Canarias precisó, sin embargo, que no preveía por ahora nuevas salidas, ya que las coladas de lava se dirigen ahora “hacia el mar”, según indicó en Twitter.

Pero los daños provocados por la erupción, que no ha dejado víctimas por el momento, son ya visibles.

“Ahora mismo, tenemos 5 mil personas evacuadas (…) y unas 100 casas destruidas” en las localidades de Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte, afirmó Lorena Hernández, concejala de Seguridad Ciudadana del primero de ellos.

“Las expulsiones de lava siguen, y bajan rumbo a la costa”, añadió.

Lava de volcán Cumbre Vieja arrasa árboles y entra en casas
Las impresionantes columnas ardientes, proveniente del volcán Cumbre Vieja, arrasaron árboles, invadieron carreteras y lograron penetrar en algunas casas, tal y como muestran varios videos publicados en las redes sociales.

En La Palma hay 4 carreteras afectadas por la erupción de un volcán.

“Esa lengua de lava engulle todo lo que va encontrando a su paso”, describió Mariano Hernández Zapata, presidente del Cabildo de La Palma, en Televisión Española, sobre unas coladas que, según dijo, podían alcanzar los seis metros de altura.

“Es dramático ver como muchos proyectos de vida desaparecen”, agregó.

A más de mil grados centígrados, estas columnas de fuego avanzan a una velocidad media de 700 metros por hora, según el Instituto Volcanológico de Canarias.

Así se ha vivido la erupción del volcán en España
En apenas tres minutos, Angie Chaux, una vecina de Los Llanos de Ariadne, que vive a pocos kilómetros del volcán, tuvo que dejar su vivienda a las 04:30 de la madrugada junto a su marido y su hijo de tres años.

“No estábamos en la casa cuando hubo la alerta” explicó esta joven de 27 años, “pero cuando vimos, quisimos volver y la carretera estaba cerrada. La policía nos dejó pasar y nos dijo ‘tres minutos’”, explicó.

Entró y sólo pudo llevarse la mochila de emergencia que las autoridades les habían indicado preparar.

Yahaira García tuvo más suerte: consiguió sacar ropa, la televisión, un computador y algunos recuerdos de la suya, situada a los pies del volcán, antes de marcharse.

“Mi casa vibraba demasiado, parecía que se iba a caer”, relató esta mujer que lleva dos noches sin dormir. “Las imágenes son durísimas. No tenemos ni idea de cuándo [vamos a] volver”, agregó.

El volcán Cumbre Vieja
Situado en el centro de la isla de La Palma, una de las siete que conforman el turístico archipiélago de Canarias, cerca de las costas del noroeste de África, el volcán Cumbre Vieja estaba bajo intensa vigilancia tras registrar un importante aumento de su actividad sísmica en los últimos días.

De acuerdo al presidente canario, Ángel Víctor Torres, el Cumbre Vieja tendría entre 17 y 20 millones de metros cúbicos de lava. Por ello, la erupción continuará, aunque “según el comité técnico, todo parece indicar que no va a haber nuevos puntos de erupción”, explicó en un video publicado en Twitter.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, aplazó el viaje a Nueva York que tenía previsto este domingo para asistir a la Asamblea General de la ONU y se desplazó hasta La Palma, donde se encuentra desde la noche siguiendo la evolución de las operaciones.