Ciudad de México. Al exdiputado Benjamín Saúl Huerta se le leyeron los derechos constitucionales momentos antes de ser detenido por elementos de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CdMx) y trasladado al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente.


“Se procederá a leerle la cartilla de derechos: usted se encuentra detenido por una orden de aprehensión en su contra por el delito de violación equiparada, agravada”, comenzó a leerle un agente de la Policía de Investigación (PDI) adscrito a la Fiscalía de Investigación de Delitos Sexuales de la Coordinación General de Investigación de Delitos de Género y Atención a Víctimas.

El arresto de Saúl Huerta ocurrió en el domicilio que él mismo proporcionó voluntariamente, ubicado en la colonia Roma, en la Alcaldía Cuauhtémoc. El exlegislador estuvo acompañado de su abogado.

De acuerdo con las autoridades, Saúl fue llevado para que se le realizara un certificado médico, posteriormente fue trasladado al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente para ser puesto a disposición del Juez que lo requirió, quien determinará su situación legal.

 

Fue el 12 de agosto cuando un Juez libró órdenes de aprehensión contra el exdiputado Saúl Huerta. Su abogado, Rafael Castillo, señaló que el legislador se encontraba en la Ciudad de México y que se entregaría a las autoridades.

Ese mismo día, en entrevista con el comunicador Ciro Gómez Leyva para Imagen Televisión, Saúl Huerta insistió en que es inocente y que se presentaría de manera voluntaria ante el Juez de control cuando lo requirieran.

“Aquí estoy para dar la cara, en el momento en que sea requerido por un Juez de control, ahí estaré. Yo soy el más interesado en que esto se aclare”, expuso. También reiteró que está en México porque “un inocente no huye”.

 

Además, Huerta Corona dijo estar consciente de que será privado de la libertad durante el tiempo que tome la resolución de los procesos penales en su contra, pero afirmó que probará su inocencia.

DOS DENUNCIAS

Huerta, quien se encuentra suspendido temporalmente del oficialista Morena, cuenta con dos denuncias por abuso sexual.

La primera, por parte de un adolescente de 15 años, quien aseguró que abusó de él al interior de un hotel en Ciudad de México; y la segunda, por un adolescente residente de Puebla, estado que el exdiputado representaba en la Cámara Baja.

Ante ambas acusaciones, el político ha dicho que todo se trata de “una infamia y una calumnia que se genera desde la mafia del poder” en su contra.