México. 15 de septiembre del 2021.-Juan Miguel Pantoja Miranda, mejor conocido como “El Pajarraco”, presunto implicado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, aconsejó a los padres de los normalistas que “no los busquen”, pues afirmó que “murieron todos en un basurero de Cocula”. Asimismo, dio detalles de cómo fue que mataron a cada uno de los normalistas.

“El Pajarraco” fue detenido en 2018 hasta que un juez ordenó su liberación. Ante visitadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) relató “sin valor judicial” que por los hechos de la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre de 2014 deseaba declarar todo lo que sabía de las desaparición de los 43, pues “quería descargar su conciencia“, ya que confesó que “no podía dormir bien, tenía pesadillas y no podía vivir tranquilo“, constatan documentos a los que Milenio Noticias tuvo acceso.

Integrantes de Guerreros Unidos, quienes admitieron haber secuestrado, trasladado, asesinado, incinerado y desaparecido a los 43 normalistas mencionaron los apodos de Pantoja como “Pajarraco, Paja, Wasa, Wasako o Soldado“, quien fue liberado por supuestas detenciones “ilegales” y que fue presentado de “manera forzada” ante autoridades, además de acreditar “coerción, tortura y maltrato“.

Aunque dijo que él no disparó contra los estudiantes, “El Pajarraco” contó que recibió una llamada en la que le ordenaban atender “la cuna”, pues si no lo hacía irían por él. “Ya sabes lo que te puede pasar“, amenazaron a Pantoja otros miembros de Guerreros Unidos; al llegar al lugar se encontró una camioneta de redilas que contenía a los estudiantes y le encargaron vigilarlos para que no escaparan. Cabe resaltar que relató a la CNDH que el vehículo tipo “estaquitas” era escoltado por dos camionetas de la policía.

Una vez estando ya en el basurero con los normalistas, escuchó ordenaron “darles piso a todos los estudiantes” tras lo que los ‘gatilleros’ accionaron sus armas y mataron a tiros a los 43.

Una vez ultimados, uno de los integrantes de Guerreros Unidos pidió a otro que usando una motosierra cortara troncos, mientras otros cuatro arrojaban los cuerpos desde la parte alta del basurero, algunos de ellos quedaron atrapados, por lo que los arrastraron.

“El Pajarraco” recuerda que escuchó como gritaron “ese aún está vivo, bájalo“, y luego de seguir la instrucción lo “remataron con una roca grande que dejaron caer sobre su cabeza”, escribió.

Finalmente, procedieron a recolectar llantas con las que prenderían los cuerpos que colocaron sobre una base compuesta por grandes rocas de alrededor de 6 metros de ancho por 8 metros de largo, lo que describió como una “cama” o “plancha”.

Solo se han encontrado los restos de 3 normalistas

En junio de este año, Jhosivani Guerrero de la Cruz se convirtió en el tercer normalista en ser identificado tras desaparecer en el 2014 junto a 42 de sus compañeros en Iguala, Guerrero.

Los restos del joven estudiante fueron hallados en la ‘Barranca de la Carnicería’. Antes de que Jhosivani fuera identificado, los restos de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre también fueron encontrados en una barranca de Cocula, Guerrero.

Mientras que el 6 de diciembre de 2014, los restos de Alexander Mora Venancio fueron localizados en Cocula, Guerrero, el joven normalista fue el primero en ser encontrado.

El caso Ayotzinapa es conocido como uno de los episodios más trágicos en la historia reciente de México, por la violación de derechos humanos de la que fueron víctimas los 43 normalistas.

Con información de Milenio y CNDH

 

 

­