Boca del Río, Ver., 27 de marzo.- “Me siento nerviosa, es mi primer trabajo”, fueron las palabras de Jennifer Casay, mientras servía unas tazas de café a los asistentes durante la presentación del “Chef Down”, la primera cafetería incluyente de Veracruz.

Jennifer Casay es una de las jóvenes con Síndrome de Down que con una sonrisa, a partir de mañana, se encargará de atender a los clientes.

Con 30 años de edad, aseguró que en varias ocasiones tuvo el interés de trabajar y ganar su propio dinero, pero su mamá nunca le había permitido laborar por temor a que sufriera algún tipo de violencia por su condición especial.

“A mí me gusta trabajar y tener dinero para comprarme cosas y ayudar a mi mamá”, comentó.

Sin embargo, con este programa incluyente tanto su mamá como su abuela, con quiénes vive, la animaron para empezar a trabajar y desarrollarse en una actividad.

Recordó que en su corta estancia por la escuela, sufrió algunas burlas de parte de un grupo de compañeros, sin embargo la mayoría se mostró respetuoso y cariñoso.

“Sí como todo, hay algunos que te ven raro, pero también hay gente muy amable, que te trata con respeto, a nosotros nos gusta reírnos mucho y somos felices”, dijo.

Incluso dijo que con su propia hermana, menor que ella, nunca ha tenido una buena relación, porque ella no es capaz de entenderla.

“No me llevo bien con mi hermana, ella no me entiende”, refirió.

En la cafetería junto con Iraís, de 19 años, y Olivia, de 30 años, se sienten emocionadas, pero a la vez nerviosas porque a diario interactuarán con los clientes y esperan de todos, por lo menos una sonrisa, antes de pedir su café.