Pacho Viejo, Mpio. de Coatepec., 13 de febrero.- Las afueras del Penal de Pacho Viejo se encuentran resguardadas por más de 50 policías, camionetas y elementos de seguridad armados, previo a la audiencia de vinculación a proceso que se realizará este martes en contra de tres ex mandos policiacos y 16 policías estatales por el delito de desaparición forzada.

A la entrada de la carretera a Pacho Viejo hay un retén con cuatro patrullas de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) que registra las entradas y salidas de vehículos, los acceso de la calle principal del penal están cerrados por elementos de seguridad.

La entrada a la sala de juicio orales donde se prevé que la jueza Alma Aleida Sosa Jiménez lleve a cabo la audiencia a las 11:00 de la mañana se encuentran resguardados por elementos armados de seguridad.

Alrededor de las 10 de la mañana al menos 20 policías entraron a la sala de juicios para resguardar el lugar. Afuera una treintena de familiares de policías estatales espera el traslado de los imputados a la sala de juicios orales.

Cabe recordar que la Fiscalía General del Estado (FGE), reveló que una estructura de elite de la Secretaría de Seguridad Pública integrada por la Fuerza de Reacción de la División y la Fuerza Especial “Los Fieles”, comandado por mandos policiacos y policías estatales se convirtió en un escuadrón de la muerte en Veracruz, durante el gobierno de Javier Duarte.

En un patrón sistemático de desaparición forzada, bajo el mando del entonces Secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, los comandos policiacos ejecutaron hasta cuatro desapariciones por mes.

La carpeta de investigación FEADPD/ZCX/011/2017, que integró la Fiscalía General del Estado desde octubre del 2017, cuenta con ocho testigos protegidos, algunos de ellos sobrevivientes, víctimas y familiares de desaparecidos, que revelaron la estrategia.

El modus operandis era ya un patrón, durante los patrullajes se identificaba a presuntos sospechosos, eran arrestados sin orden judicial, interrogados y luego entregados a otro grupo policiaco, después ya nunca más se volvía a saber de ellos.

Por el delito de desaparición forzada se imputó al ex secretario de seguridad pública, Arturo Bermúdez, el ex director de prevención y reinserción social, Oscar Sánchez Tirado, el ex jefe de la fuerza civil y parte del grupo de fuerzas especiales, Roberto González Meza y 16 policías que estaban en activo