El servicio de hosting es el encargado de darle alojamiento a sitios web, es lo que le da soporte al contenido y datos del sitio. Cuando se comienza a desarrollar un proyecto como el de realizar una página web, se debe programar un código que luego será almacenado para que este esté disponible para los usuarios que quieran visitarlo a través de los browsers de sus ordenadores o dispositivos.

 

 

¿Dónde se almacenan los datos?

Los datos y la información cargada en los sitios web se almacenan en lo que se conoce como servidores. Un servidor es una especie de ordenador con mayor capacidad de almacenamiento, cuenta con herramientas de seguridad, y su función es proveer a los usuarios la disponibilidad de los sitios web que allí se almacenan.

Cada vez que se “sube” una página web, lo que se está realizando es rentar una porción de ese espacio físico de almacenamiento en el servidor, para que sean posibles de acceder por los usuarios.

¿Qué es el “dominio”?

Para establecer una conexión entre la página web y su servidor, se requiere el establecimiento de un dominio. Los usuarios solo podrán acceder al sitio desde sus browsers a través del dominio, que es el “nombre” de la página, es lo que deberán tipear en la barra de navegación.

La vinculación del sitio con el servidor se hace a través del DNS management, que significa en inglés “Domain Name Server System”. Los dominios cuentan con una dirección de IP que es única para cada sitio, y que se vincula con una configuración específica al servidor.

Esta vinculación permitirá que cuando los usuarios escriban el nombre del dominio de nuestro sitio web se establezca la conexión con el servidor que se encuentra vinculado a ese dominio. De esta forma los datos y la información cargada en la página web estarán disponibles en el browser de navegación de los visitantes del sitio.

Conoce los alcances de tu proyecto

Hay múltiples aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir un servicio de hosting. Lo principal es tener un conocimiento pleno de nuestro proyecto, esto implica tener una noción clara sobre aspectos como el presupuesto. Esto nos dará una pauta de cuánto capital podemos disponer para esta parte del proyecto. Es importante tener una real dimensión de lo que nuestro proyecto requiere, de esta forma vamos a evitar cometer errores a la hora de seleccionar un servicio. Se recomienda explorar las opciones disponibles en el país donde ese sitio tendrá mayor tráfico. Hay gran variedad de opciones de servicio de hosting en toda América latina. Algunas de las preguntas que debemos hacernos al buscar servicio de hosting en Mexico, son: ¿Cuánto espacio de almacenamiento requiere nuestro sitio?, ¿que ancho de banda requiere?, ¿debo considerar la posibilidad de expansión?

Las respuestas a estas preguntas nos darán una idea sobre qué tipo de servicio de hosting necesitamos. Muchas veces se opta por la opción más económica, esto no siempre es la opción más adecuada, ya que a veces ahorrar en este tipo de cuestiones puede hacer que se termine contratando un servicio que no de demasiadas garantías de disponibilidad a nuestro sitio, o incluso que se tarde demasiado en cargar. Estas son cuestiones importantes si el éxito de nuestro proyecto o empresa depende de la interacción online con los clientes. Cada vez que surge un problema con nuestro sitio, son potenciales clientes los que se pierden.