Xalapa, Ver., 13 de febrero.- En la administración del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa y bajo el mando del ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, se dieron de alta y pusieron en activo elementos policiacos que no cumplieron ni con los exámenes de control de confianza ni la capacitación requerida.

En medio del proceso que se le sigue a ex mandos policiacos por su presunta participación en el delito de desaparición forzada, la secretaria ejecutiva del Consejo Estatal de Seguridad Pública, Ana Cristina Ledezma López, dijo que detectaron que los elementos que tenían que proteger a los ciudadanos no habían ni siquiera sido evaluados en la etapa de preselección.

“La administración pasada dio de alta elementos sin haberlos evaluado, eso es lo que pasó y ahorita estamos cumpliendo con la Ley del Sistema de Seguridad Pública”.

Recordó que a los elementos se les deben practicar dos evaluaciones: la preselección existe un examen médico, psicológico y físico-atlético, si pasan esa primera etapa se programa la evaluación por parte de un centro certificado de control de confianza.

Luego un examen médico, toxicológico, socioeconómico y de polígrafo, después de lo cual se determina si el aspirante cumple con los requisitos para formar parte de los cuerpos policiacos.

Dijo que estos pasos son los que no se cumplieron en la pasada administración y por lo cual han sido dados de baja más de mil elementos.

Ledezma López agregó que lo ocurrido en el pasado no ocurre en la actual administración y garantizó que las cuatro generaciones de policías que egresaron de la academia de El Lencero en 2017, son aptos para la labor.

“No se va a volver a repetir ni se repite, estamos cumpliendo y cada uno de los elementos graduados está cumpliendo con el examen y capacitación”.