Xalapa, Ver., 9 de abril.- La petición del Presidente Enrique Peña Nieto de eliminar la veda para los ríos La Antigua y Actopan es un riesgo para la región, pues podría abrir estos afluentes a la explotación para uso de proyectos como minería e hidroeléctricas.

Este lunes integrantes de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida), y el Colectivo de los Pueblos Unidos de la Cuenca Antigua por los Ríos Libres (Pulcar), se manifestaron en la Plaza Lerdo para exigir al gobierno federal frene su intención.

Emilio Rodríguez Almazán, de Lavida advirtió que los decretos que dieron origen a la veda, están vigentes, y se han acentuado, como la contaminación y la falta de liquido.

“Querer utilizar de pretexto el uso domestico y acuícola para hacer un levantamiento de veda es una falacia, porque la acuicultura no representa más del 1 % del uso del agua, y el uso domestico no requiere de levantar una veda”.

Afirmó que preocupa la petición, pues se realiza en una coyuntura electoral, donde el próximo 1 de julio habrá un cambio de Presidente.

“Afirmamos que Peña Nieto está queriendo favorecer intereses regionales claro en la zona, para dejar sembrada la instalaciones de proyectos mineros y de hidroeléctricas”.

Advirtió que los estudios que sustentan el levantamiento de la veda están mal hechos y ni siquiera las cifras de metros cúbicos son ciertas. También cuestionó que hay opacidad en las consultas que se hicieron a los consejos de cuenca “dicen hubo una reunión que trató el tema, y con eso justifican que ya es necesario el levantamiento de veda, no refieren que se dijo ahí”.

Advirtió que en el caso de Actopan hay presas proyectadas para riego, minería , y en el caso de La Antigua hay tres proyectos de minihidroeléctrica en Coatepec, Teocelo y Cosautlán.

“Es un atentando contra los pueblos campesinos, y las propias ciudades porque con el pretexto de dar agua a las zona urbanas, están vulnerando zonas boscosas contempladas en veda”, dijo.