Xalapa, Ver., 16 de marzo.- Apenas hace un año, Nefertiti Camacho Martínez, la joven abatida en Río Blanco junto a su hermana y otro joven, planeaba su futuro sentada en su cuarto decorado de corazones de colores y contestaba preguntas de su seguidores en YouTube.

“Me veo con ustedes, como youtuber, sobre mi vida, y en un hospital con mi bata, y siendo una gran doctora, ayudar y salvar a mucha gente, así me veo en el futuro”, contestaba la joven de entonces 15 años a sus seguidores en su canal oficial.

En videos donde contaba su vida, negó planes para tatuarse “No creo, porque me regañan, así tengo 20 o 30 se van a enojar mucho mis papás”.

A Nefer, como le decía sus amigos cercanos, le gustaba bailar, los perros – aunque dice que lo la dejaban tener uno-, y quería ser como Yuya la famosa youtuber.

Esa joven que dice en su video tener miedo a las abejas y das consejos a los chicos sobre las cosas que no deben hacer en su primera cita, es la misma que según la Fiscalía General del Estado repelió una agresión en Río Blanco el 10 de marzo pasado, disparó un arma de fuego y estaba relacionada con un grupo delincuencial.

Sin embargo, el perfil que ella mostró en el video del 22 de febrero del 2017, y en tres más de su canal de youtuber revelan una realidad que dista mucho del perfil psicológico y social que FGE dio a conocer ella y de su hermana Grecia Camacho Martínez.