Yanga, Ver., 11 de abril.- Ante los escurrimientos de hidrocarburo detectados en el manantial “Siete Aguas”, autoridades municipales comenzaron a enviar pipas para abastecer del líquido a seis comunidades.

El alcalde Apolinar Crivelli Díaz reconoció que la situación es de emergencia, sin embargo, han logrado mantener controlada la situación para evitar riesgos a la salud.

Subrayó que han habilitado tres pipas de agua para proveer del líquido principalmente a las escuelas y los Centros de Salud y, paralelamente, a las casi seis mil personas afectadas en las comunidades de San Miguel, Mirador, Guadalupe, La Palma, San José del Corral y parte de la Cabecera municipal.

“Desde temprana hora, de manera gratuita, se está llevando el agua potable a las áreas en donde el abastecimiento depende principalmente del manantial ‘Siete Aguas’, el tiempo para que se normalicen será considerable, debido a que depende de la CAEV y de las autoridades sanitarias”, abundó.

Crivelli Díaz reconoció la molestia y la incomodidad de las familias por no tener agua potable, sin embargo, advirtió, no pondrá en riesgo a la población enviándoles agua posiblemente contaminada y que pueda poner en riesgo la salud de los habitantes.

“Ya sucedió en otro municipio (Omealca) y ya está viendo afectaciones, a lo mejor no tan drásticas, porque fue en animales, pero no queremos que en Yanga suceda y mucho menos en los seres humanos”, apuntó.