Las Ascidias, del subfilo urocordados.

Alberto Rísquez Valdepeña.

Instituto de Ecología A.C.

Las ascidias (conocidos también como Tunicados) son un grupo de animales marinos pertenecientes al filo Chordata (Cordados), que también incluye a vertebrados como peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos. A pesar de que las ascidias son invertebrados, comparten características clave con los vertebrados, como lo es la presencia de una notocorda en alguna etapa de su desarrollo. La notocorda es una estructura que proporciona soporte al cuerpo y es una característica fundamental de los cordados.

La importancia de las ascidias en la evolución zoológica radica en su papel como representantes de un grupo ancestral que comparte un ancestro común con los vertebrados. Fig. 1. Aunque las ascidias adultas no tienen una notocorda funcional, la presencia de esta estructura en su fase larval es un vínculo importante con los vertebrados. Este hecho sugiere que la notocorda pudo haber evolucionado en un ancestro común de ascidias y vertebrados, y luego se modificó y adaptó en las diversas ramas evolutivas.

Debemos tener presente que el estudio de las ascidias proporciona información valiosa sobre la evolución de los cordados y la transición de formas de vida marinas a terrestres. Entender la biología y la genética de las ascidias puede arrojar mucha claridad sobre los eventos evolutivos que llevaron al desarrollo de estructuras clave en los vertebrados, como la columna vertebral. Además, las ascidias tienen un ciclo de vida único que implica metamorfosis, lo que también puede proporcionar información sobre cómo ocurrieron cambios evolutivos significativos a lo largo del tiempo. Larva de Ascidia Fig.2.

Son organismos marinos, sésiles filtradores; su alimentación consiste en introduje mediante un sifón agua por su orificio bucal filtrándola a través de su faringe perforada, capturando el alimento en ella y expulsando el agua y restos por el sifón atrial.

El ciclo de vida de las ascidias es un ejemplo de metamorfosis compleja que presenta varias fases. Este ciclo comienza con la fecundación de los huevos en el agua. Las ascidias son animales ovíparos, lo que significa que ponen huevos; Una vez que los huevos se fertilizan, se desarrollan en larvas nadadoras llamadas larvas tunicadas o larvas de natación libre. Estas larvas son pelágicas y se alimentan de partículas en el agua; Algunas especies de ascidias forman colonias de individuos. Durante esta fase, las larvas se asientan y se transforman en una estructura similar a una colonia, en la que los individuos están conectados por una matriz gelatinosa; Después de la fase larval, la larva se adhiere a un sustrato y pasa a la fase de botón. En esta etapa, la larva experimenta una metamorfosis en la que se forma una estructura en forma de botón; Desde la fase de botón, la ascidia pasa a la fase adulta. En esta etapa, la ascidia adopta su forma definitiva, caracterizada por un cuerpo en forma de saco con una abertura bucal rodeada por tentáculos filtradores. Las ascidias adultas se adhieren a sustratos duros como rocas, conchas o estructuras submarinas. En cuanto a su reproducción, las ascidias adultas pueden reproducirse tanto sexual como asexualmente. La reproducción sexual implica la liberación de huevos y espermatozoides al agua, donde se fertilizan externamente. La reproducción asexual puede ocurrir mediante la gemación, donde una nueva ascidia se desarrolla a partir de una parte del cuerpo de la ascidia adulta.

La capacidad de regeneración en las ascidias varía según la especie y la etapa de desarrollo. En general, las ascidias tienen cierta capacidad de regeneración, pero esta capacidad puede ser limitada en comparación con algunos otros organismos marinos. Algunas ascidias tienen la capacidad de regenerar partes de su cuerpo, como los sifones, que son las aberturas a través de las cuales fluye el agua dentro y fuera del cuerpo de la ascidia. Esta regeneración puede ocurrir después de daños causados por depredadores u otros factores. En algunas especies de ascidias, la reproducción asexual puede implicar procesos de regeneración. Por ejemplo, las ascidias coloniales pueden reproducirse mediante gemación, donde nuevas ascidias se desarrollan a partir de partes del cuerpo de la ascidia madre. Aunque las ascidias pueden tener cierta capacidad de regeneración, no todas las especies pueden regenerar todas las partes de su cuerpo de manera eficiente. Además, la capacidad de regeneración puede estar más marcada en las etapas larvarias y de desarrollo temprano que en las etapas adultas. Fig. 3.

Es importante tener en cuenta que, en comparación con algunos otros organismos marinos, las ascidias no son conocidas por tener una capacidad de regeneración tan avanzada. Por ejemplo, las estrellas de mar y algunos gusanos marinos son conocidos por su capacidad impresionante de regenerar partes del cuerpo o incluso regenerar un organismo completo a partir de una porción.

La fijación en las ascidias se refiere al proceso por el cual estos organismos marinos se adhieren a un sustrato, generalmente objetos duros como rocas, conchas, muelles u otros sustratos submarinos. La fijación es una parte crucial de su ciclo de vida, ya que permite que las ascidias se establezcan en un lugar específico donde puedan crecer y desarrollarse. Aquí hay un resumen del proceso de fijación en las ascidias. Después de pasar por la fase de larva nadadora, las ascidias entran en la fase de asentamiento. Durante esta fase, la larva busca un sustrato adecuado en el que pueda fijarse. La elección del sustrato puede depender de factores como la textura, la química y la exposición a la corriente. Una vez que la larva encuentra un sustrato adecuado, experimenta una metamorfosis. Durante este proceso, la larva se transforma en una forma más simple, generalmente en una estructura en forma de botón o de colonia, dependiendo de la especie. La ascidia, en su nueva forma, utiliza estructuras especializadas para adherirse al sustrato. En muchas ascidias, estas estructuras adhesivas pueden incluir una sustancia pegajosa producida por glándulas especializadas, que ayuda a anclar la ascidia al sustrato. Posteriormente a la fijación y la metamorfosis, la ascidia comienza a desarrollarse en su forma adulta. En esta etapa, se desarrollan las características típicas de las ascidias adultas, como el cuerpo en forma de saco con una abertura bucal rodeada por tentáculos filtradores. Fig. 4.

En cuanto a su importancia gastronómica, cabe mencionar que no son comúnmente conocidas por ello, y en muchos lugares, no se consumen como alimento. Sin embargo, en algunas culturas y regiones, especialmente en Asia, algunas especies de ascidias son consumidas como parte de la dieta. En particular, las ascidias del género Halocynthia, también conocidas como “sea squirts” o “tunicados comestibles”, son apreciadas en la gastronomía de países como Japón y Corea.

 

“La opinión es responsabilidad de los autores y no representa una postura institucional”