México. 21 de febrero del 2021.-Existen dos tipos de insuficiencia cardiaca, la crónica y la aguda.

La insuficiencia cardiaca se refiere a cuando el corazón no es capaz de cumplir de manera adecuada su función.

La Fundación Española del Corazón (FEC) señala que ocurre si alguna estructura del corazón, ya sea el músculo, válvulas o pericardio, está dañada, lo que ocasiona que el corazón no bombee la sangre de forma correcta.

Esta institución española explica que hay dos tipos de insuficiencia cardiaca: La crónica, la cual es más frecuente y sus síntomas se manifiestan lentamente a lo largo del tiempo y empeora paulatinamente y la aguda, que se presenta de forma repentina, en muchas ocasiones después de un infarto y su sintomatología es más grave.

Síntomas y señales

De manera habitual, la insuficiencia cardiaca puede manifestarse con algunos de estos síntomas y señales:

Falta de aire al realizar esfuerzos o acostarse.
Sensación de ahogo al estar acostado que obliga a la persona a levantarse y dormir sentado.

Fatiga. Un cansancio anormal por esfuerzos que antes no lo ocasionaban.
Hinchazón en piernas, tobillos y/o abdomen. La insuficiencia puede ocasionar que el flujo de sangre a los riñones no sea suficiente y por eso se produce retención de líquidos por disminución de orina.
Pulso irregular.
Adinamia o falta de fuerza generalizada.
Palidez de piel y de mucosas (por mala circulación y anemia).
Trastornos digestivos (flatulencia, digestiones lentas, hígado congestivo, ascitis…).
Aumento de peso (por la retención de líquidos).
Disminución del volumen de la orina.